Recursos Geológicos

La existencia de una serie de recursos geológicos en el área mesopotámica son fuente de actividad económica en las provincias que la integran. Los hay no-renovables, como lo constituyen los de naturaleza pétrea o minera, como también los renovables como es el caso de las aguas subterráneas cuyo aprovechamiento por sus cualidades termales hoy se encuentra en pleno desarrollo.

Figura 67: Acuífero Guaraní: la trama oscura oscuro corresponde a los afloramientos que determinan el borde de la cuenca del acuífero.
Isopiezas están representadas por las líneas curvas y las flechas el sentido de circulación del SAG .Modelo elaborado por la Comsión del SAG

Cuando hablamos de recursos geológicos obviamente nos referimos a aquellos que forman parte de la configuración del terreno y que por sus características tecnológicas o de aprovechamiento humano constituyen elementos que cubren las demandas de la sociedad. Sin lugar a dudas ellos integran el quehacer económico de la región y su mejor uso llevan a mejorar las condiciones de vida de quienes hacen uso de ellos.

1.- Recurso Agua

1.1.- Sistema Acuífero Guaraní

Con el nombre "Sistema Acuífero Guaraní" (SAG) se reconocen los niveles arenosos permeables con agua que se intercalan o subyacen al basalto de Serra Geral en Brasil, Paraguay, Argentina y Uruguay (Araujo et al, 1995; Rebouças, 1976; Santa Cruz, 199, Montaño, 2006; Dapeña, 2006). Este nombre fue acuñado por el geólogo uruguayo Danilo Antón quien señaló que la extensión del mismo es aproximadamente equivalente al que ocupara la nación Guaraní en épocas prehispánicas.

Este acuífero se instala en una serie de formaciones pre-basálticas de origen eólico y fluvial de las cuales la más importante es Botucatú, aunque no dejan de ser consideradas como reservorios otras tales como Piramboia, Rosario do Sul y Bella Vista, en Brasil o Rivera y Tacuarembó en Uruguay.

Si bien ha sido descripto como uno de los mayores reservorios de agua dulce del Mercosur se sabe que en el ámbito mesopotámico, particularmente en la provincia de Entre Ríos, hay una notable abundancia de aguas salobres que no la hacen potable.

En su definición original a este acuífero se le asigna una extensión de aproximadamente 1.200.000 km2 del cual el 70 % se ubica en Brasil (840.000 km2) y el resto en Argentina (225.500 km2), Uruguay (58.500 km2) y Paraguay (71.700 km2). En términos generales se menciona que tiene un espesor promedio de 250 metros, y que la profundidad de alumbramiento de las aguas es variable entre los 50 metros y los 1.500 metros, dependiendo ello de la que tiene el techo de la Formación Botucatú.

Esta unidad estratigráfica tiene una inclinación regional que en términos generales profundiza de este a oeste, pudiendo considerarse que el área de recarga del acuífero se encuentra tanto en Brasil como en Argentina y Uruguay. En este sentido se destaca que la recarga no solo proviene del excedente de lluvias que normalmente se infiltra en las formaciones geológicas que alberga al Acuífero Guaraní, sino también en aquellos lugares que éstas son atravesadas por parte del sistema fluvial regional.

El hecho de que se considera que el sentido del flujo subterráneo está controlado por la profundización hacia el oeste de las formaciones geológicas, hace que en muchos sectores el SAG acumule presión de surgencia provocando una elevación natural del nivel hidrostático que, en algunos casos, supera el nivel del suelo (artesiana).

Se estimó que en Brasil el rango de porosidad es variable 17 y 30 % disponiendo de una conductividad hidráulica de 8 metros/dia con una transmisibilidad de 2,4 a 552 m2/día (Araujo et al. 1999). Para Silva Busso (1999) en nuestro caso la porosidad varía entre 17 y 24 %, la conductividad de 6,2 a 13,7 metros/dia y la transmisividad entre 367,1 y 555,2 m2/día. Se estima que la capacidad de reserva del SAG es del orden de los 40.000 km3, estimándose que actualmente la explotación del mismo varía entre 40 y 80 km3/año mientras que la recarga llega a valores de 50 a 160 km3/año.

Si bien el fenómeno de calentamiento aún no es claramente conocido, se supone que en gran parte es debido al gradiente geotérmico que determina la profundidad del alumbramiento. Se sabe que los valores varían entre los 33º C y 65º C de temperatura. Hoy se interpreta que un importante número de pozos extraen agua en caudales que rondan los 1000 m3 por bombeo y menos de 500 m3 por presión artesiana.. El 80% se extrae en Brasil para suministro público urbano estimándose que la producción ronda entre 1000 y 3000 Mm3/año (Forster et al, 2001 ).

Mientras que en Brasil el abastecimiento con agua proveniente de este acuífero abastece alrededor de 500 ciudades, en Uruguay hay unos 135 pozos, en Paraguay en unos 200; mientras que en Argentina ocurre en una decena de localidades de la provincia de Entre Ríos.

1.2.-Aguas termales

Lo precedentemente señalado sirva como introducción a la explotación de aguas provenientes del SAG que se viene desarrollando en Entre Ríos desde las últimas décadas. El hecho de que en localidades de Uruguay, como Dayman, se pusiera en marcha la explotación comercial de las aguas termales provenientes de la Formación Botucatú-Tacuarembó, incentivó a inversores de Entre Ríos a llevar adelante perforaciones profundas que permitieron alumbrar aguas con temperatura.

Figura 68: Ubicación de perforaciones y proyectos para aguas termales. Localidades en círculos negros.

Así fue que casi simultáneamente se llevaron a cabo en localidades como San José, Federación, Colón y Chajarí una serie de pozos que alcanzaron los niveles de las areniscas intra e infrabasálticas con resultados positivos en cuanto a caudales y nivel geotérmico. A éstas, con posterioridad, se le agregaron perforaciones en Chajarí, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, María Grande, Villaguay, Basavilbaso y La Paz (Diaz et al 2003) y nuevos proyectos de alumbramiento, algunos ya ejecutados como Diamante, Santa Rosa de Calchines (Santa Fé) y Victoria y otro a realizar en Villa Urquiza.

Debe destacarse que la línea de perforaciones que sigue el borde del Río Uruguay provee aguas termales dulces o ligeramente saladas; mientras que las que se ubican al oeste de Villa Elisa, inclusive, son salobres a saladas. Esta situación hace notar que hay una fuerte contaminación en cloruros y sulfatos, fundamentalmente de sodio en prácticamente el 80 % del territorio de la provincia de Entre Ríos. Dicho de otra manera debe reconocerse que en la Mesopotamia no todo el SAG es reservorio de agua dulce.

Si analizamos las perforaciones de norte a sur vemos que la perforación de Chajarí alcanzó la profundidad de 811 mbbp, finalizando en lo que Pesce et al (2002) identifican como Formación Tacuarembó. Allí el espesor del basalto Serra Geral fue de 554 metros, estando localizado entre las profundidades de 112 mbbp y 666 mbbp. Sus aguas se califican como mesotermales con un valor de 39.5º C.; el caudal es del orden de 300 m3/hora y su calidad es dulce, bicarbonatada-clorurada sódica y de mineralización media ( SDT 569 mg/l.). Pesce et al (2002) señalan que es neutra, suavemente alcalina con bajo contenido de Ca CO3.

En Federación el acuífero se reconoce a una profundidad de 870 mbbp en niveles que se asignan a la Formación Tacuarembó. Silva Busso (1999) realizó ensayos hidrogeológicos en los pozos siendo el agua calificada de bicarbonatada clorurada sódica con valores térmicos entre 39º C. y 43º C. Allí el basalto fue localizado desde pocos metros por debajo de la superficie hasta una profundidad de 870 mbbp, siendo el agua obtenida de niveles asignadas a la Formación Tacuarembó.

En Concordia son aguas bicarbonatadas alcalinas que le permitieron comprobar que el acuífero es surgente con valores de hasta 300 m3/hora, con temperatura variable entre 36ºC y 47º C mientras que en Concordia, bajo condiciones de profundidad similares, el piso del basalto está cercano a 970 mbbp siguiendo hacia abajo areniscas hasta el fondo del pozo a 1.170 mbbp (Silva Busso y Fernández Garrasino, 2004).

En el pozo de Colón (Cl 1) el techo del basalto se encuentra a los 228 metros con un espesor de unos 658 metros, A los 780 metros toca basamento cristalino penetrando hasta los 1.502 mbbp. Provee aguas de baja mineralización, sulfatadas, bicarbonatadas-sódicas con temperatura de 33º C.

En Villa Elisa (VE 1) el pozo alcanzó la profundidad de 1032 mbbp, determinando que el techo del basalto se encuentra a 348 metros y su espesor es del orden de 658 metros. El techo de la formación arenosa está a los 942 mbbp a la que Pesce et al (2002 b) identifican como pertenecientes a sedimentos glacimarinos del Pérmico inferior. El agua es artesiana con escurrimiento del orden de 12 m3/hora; dispone de una temperatura de 40,2º C, siendo un agua salada, clorurada-sulfatada sódica con valores SDT de 14,4 g/l.

En cercanías a Concepción del Uruguay (CU 1) se efectuó una perforación que alcanzó 1.250 mbbp. Allí el techo del basalto se encuentra a 287 metros, estimándose que el espesor es de 364 metros. A los 460 mbbp se penetra en rocas cristalinas del basamento.

El pozo que se realizó en Gualeguaychú 1 tocó fondo en rocas graníticas entre los 978 y 1.000 mbbp. A éstas se le sobreponen 250 m de areniscas castañas y rojizas que son asignadas a las formaciones formaciones Tacuarembó y Rivera las que a su vez son recubiertas por 255 metros de basalto con intercalaciones arenosas. Estos niveles proveyeron aguas surgentes con un caudal de 10m3/hora, ligeramente saladas y con temperatura del orden de 29ºC. (Benitez y Mársico, 2002, Favetto et al, 2005)).

En el caso de la perforación de Villaguay se alcanzaron 1.356,5 metros de profundidad alumbrando aguas saladas, ligeramente alcalinas, cloruro-bicarbonatadas sódicas y alto contenido en CaCO3, las que se obtienen entre el piso del basalto, a 1294 mbbp, y en 60 metros de areniscas que le subyacen y se asignan a las formaciones Botucatú-Tacuarembó. Es semisurgente y la temperatura del agua es del orden de los 41ºC ( Stöckli, et al 2006)

En María Grande el acuífero principal es semisurgente y ocurre en niveles arenosos atribuidos a las formaciones Botucatú-Tacuarembó que se encuentran intercalados al basalto Serra Geral, entre los 1.174 mbbp y 1.375 mbbp. La temperatura es del orden de los 43º C. siendo las aguas saladas de alto contenido en CaCO3 (126.151 mg/litro).

La perforación ejecutada para las Termas de La Paz alcanzó la profundidad de 1.005 mbbp alcanzando areniscas asignadas a Botucatú-Tacuarembó. En ésta el basalto se presenta entre 500 mbbp y 820 mbbp lo que totalizan 320 metros de espesor. Sus aguas tienen una temperatura que oscila entre 41ºC y 43ºC, saladas de tipo cloruro-bicarbonatadas sódicas, ligeramente alcalinas. El CaCO3 se presenta con valores de 74.844 mg/litro.

1.3.- Sistema Acuífero Ituzaingó-Puelches

Con este nombre se designa al acuífero de aguas dulces que está incluido en la formación geológica de igual nombre y que ocupa gran parte del territorio de Corrientes, Entre Ríos y partes de la provincia de Buenos Aires. El reservorio está constituido por las arenas fluviales que depositó un antiguo, y amplio cauce, del Pre-Paraná durante el Plioceno. La recarga del mismo tiene su origen principal en el actual sistema hídrico del Río Paraná, sus humedales y tributarios.

Es un acuífero libre o semiconfinado por lentes de arcillas con caudales medios estimados entre 4 y 5 m3/h/m, pudiendo llegar en algunos puntos hasta 10 m3/h/m (SEGEMAR, 2006).

En el oeste y suroeste de la provincia de Corrientes inmediatamente por debajo de las formaciones areno-arcillosas Toropí/Yupoí se desarrolla un importante espesor de arenas finas blanquecinas y pardo amarillentas, que puede asignarse a la Formación Ituzaingó, se comportan como acuífero principal regional. Estudios llevados adelante mediante perforaciones en el área de Santa Rosa, entre los esteros del Batel y Batelito, reconocieron que el acuífero se desarrolla en estas arenas en profundidades mayores de 30 metros disponiendo de aguas de buena calidad. Los niveles arcillosos que suelen intercalarse tienen mucha importancia en cuanto a la hidráulica confinante que se observa en algunos sectores (Agua y Energía Eléctrica, 1978).

La recarga del acuífero Ituzaingó en la provincia de Corrientes no solo es provista por el sistema fluvial actual que involucra ríos, lagunas y pantanos, sino también por la infiltración pluvial en la zona de planicies del norte y del oeste.

Los estudios llevados adelante por Agua y Energía Eléctrica (1978, 1981) para el proyecto Paraná Medio, desde Goya a Paraná, que tanto las formaciones Paraná e Ituzaingó se comportan como acuíferos en todo el oeste entrerriano. De ellos las perforaciones hechas en la zona de la capital entrerriana penetran en la unidad marina a profundidades del orden de 70 a 100 metros detectando la existencia niveles de arenas finas de color gris claro o pardo-amarillentas que constituyen el principal acuífero profundo (Aceñolaza, 2000). Para Filí et al (1993) los niveles con agua dulce solo se presentan en la parte alta de la Formación Paraná.

Una revisión de pozos de los departamentos Paraná, Diamante y Nogoyá hecha por Tomás et al (1999) señala que los acuíferos confinados de la Formación Ituzaingó tiene un rendimiento que va entre 1,3 y 7,35 m3/h.m, siendo en general aguas bicarbonatadas sódicas de bajo contenido salino el cual oscila entre 500 y 1200 ppm. En el caso de la Formación Paraná mencionan que los caudales son mayores, de hasta 15 m3/h.m y el contenido salino variable entre 700 y 3.500 ppm). En ambos casos son aguas aptas para el consumo humano y para riego.

La recarga de las formaciones Paraná-Ituzaingó tiene un componente importante en el sistema fluvial actual el cual no sólo es alimentado por el Río Paraná sino por los arroyos que en su recorrido las exponen. También hay un aporte de aguas saladas provenientes de la margen santafesina, especialmente formada a partir de la infiltración que se produce en sedimentos cuaternarios de la zona de los Saladillos (Tujchneider, 2000).

Bertolini et al (1987) también destacan el hecho que para el resto de la provincia el agua de este sistema es apto para el consumo humano, señalando que sólo en sectores limitados se presenta con excesos de sulfatos y cloruros (área San José de Feliciano Alcaraz, Conscripto Bernardi y Bovril).

1.4.- Sistema Acuífero Salto-Salto Chico

Montaño ( 2004) asigna el nombre de Acuífero Salto a los sedimentos arenosos y conglomerádicos que constituyen la formación homónima y que se disponen en una faja de unos 15 a 20 km en territorio uruguayo paralelo al Río Uruguay, desde la ciudad de Bella Unión hasta inmediaciones de Paysandú. Para dicho autor el acuífero se encuentra en una sucesión fluvial de entre 20 y 30 metros de potencia, atribuida al Plioceno-Pleistoceno (?) originado en un sistema de cauces entrelazados que se apoya sobre pelitas verdosas de baja permeabilidad. En Uruguay se estima que tiene un caudal de 1750 m3/dia y que su recarga se debe fundamentalmente a las aguas meteóricas de la región, sin invalidar el aporte que le otorgan el sistema fluvial de la zona. Las aguas son bicarbonatadas cálcicas (duras) sin restricciones para el consumo humano.

Las perforaciones de Guaviraví y Yapeyú (Corrientes) proveen importantes caudales provenientes de este acuífero. En el primer caso la explotación del primer nivel se realiza desde acuíferos a 6 y 31 metros de profundidad cuyos rendimientos van entre 6100 y 14.200 l/h de agua de buena calidad. En el caso de Yapeyú, hasta profundidad de 80 metros se determinó la existencia de cuatro niveles con agua de buena calidad, cuyo rendimiento varía ente 4.500 y 5.500 l/h ( Dirección Nacional de Geología y Minería, 1970).

En el este de Entre Ríos, directamente vinculado con el anterior se desarrolla el Acuífero Salto Chico, denominación local para describir a la unidad arenoso-conglomerádica Plio-pleistocena que se localiza en los departamentos Colón, Uruguay, Gualeguaychú y, parcialmente, los de Concordia y Villaguay (Filí et al, 1987; Bertolini et al 1988, Iriondo y Santi, 2000; Santi 2006). Este acuífero se extiende entre 20 y 40 km al oeste del Río Uruguay, desde la zona de Concordia hasta Gualeguaychú, estimándose que los paleocaudales pueden variar entre 15.000 y 45.000 m3/seg. (Iriondo y Santi, 2000.) Esta agua se clasifican como bicarbonatadas sódicas de mediana salinidad, potables para el consumo humano y aptitud para riego, aunque posean un contenido medio de sodio (Santi, 2006). Son las que normalmente se utilizan en el riego de plantaciones de arroz en el este de Entre Ríos.

Desarrollos llevados a cabo en pozos donde la granulometría general es mediana a gruesa, los valores de transmisividad puede variar entre 200 y 400 m2/d. Si bien en partes éste es un paleoacuífero originado en antiguos cauces del Río Uruguay, se interpreta que tiene una recarga adicional de origen meteórica especialmente alimentada por la amplia red fluvial que cubre la región. Asimismo es posible que esta unidad se relaciones con el acuífero Ituzaingó en los tramos medios e inferior del Río Gualeguay donde éste tiene un espesor mayor y se presenta con surgencia natural (Groeber, 1961). Debe considerarse que al sur de Villaguay es posible que confluyan aguas de ambos acuíferos aumentando la potencialidad de los mismos. En Rosario del Tala la sección arenosa que lo contiene tiene una potencia de 118 metros; mientras que en su margen derecha, en Hasenkamp es de 94 metros y en Estación Urquiza lo es de 80 metros (Bertolini, et al 1988).

Figura 69: Sistemas Acuíferos de la Mesopotamia

Esta confluencia de ambos acuíferos alimentaría el que normalmente se conoce como Puelches en el norte y subsuelo de la provincia de Buenos Aires.

1.5.-Sistema hidrogeológico controlado en basaltos y areniscas.

Este sistema se da en lugares donde afloran los basaltos Serra Geral y sus intercalaciones arenosas. Básicamente ocurre en la Meseta Misionera y en sectores de la Meseta de Mercedes hasta el noreste de Entre Ríos. Este ambiente hidrogeológico incluye reservorios que disponen de agua gracias a la permeabilidad secundaria generada por fisuración de las rocas basálticas o en las areniscas cretácicas. Generalmente son perforaciones para uso local o domiciliario que llegan a profundidades medias de unos 120 metros, con caudales erráticos y volúmenes máximos de hasta 100 m3/h. En general el agua es de buena calidad.

Perforaciones llevadas a cabo para el abastecimiento de San Ignacio (Misiones) han provisto caudales entre 400 y 600 l/h de agua apta, de composición bicarbonatadas cálcicas y magnésico-cálcicas, aunque con un alto contenido del catión aluminio. Estas perforaciones varían entre 50 y 70 metros y el acuífero están en basalto y areniscas cretácicas (Tchilingurián, et al 2005).

La perforación hecha en Guaviraví (Corrientes) determina la existencia de dos niveles con aguas de buena calidad en el basalto a 111 y a 147 metros de profundidad. Allí los caudales son de 750 y 161 l/h de agua aptas para consumo humano (Dirección Nacional de Geología y Minería, 1970).

2.- Recursos Hidro-energéticos.

La gran disponibilidad hídrica de la Mesopotamia como asimismo las condiciones geológicas que existen en la región han concitado la atención pública nacional y provincial para la construcción de obras con finalidad hidro-energética.

Los estudios llevados adelante por la Secretaría de Energía de la Nación (2002) señalan que el potencial hidroenergético de Argentina es del orden de los 170.000 GW/h/año de los que en producción y proyectos solo se cuenta con 38.000 GWh/a.

Las principales de ellas, que se llevaron a cabo, son las presas Yacyretá, Salto Grande y Urugua-í, ; mientras que en proyecto quedaron las de Paraná Medio (Cierre Chapetón y Cierre Patí), Paraná inferior (Cierre Rosario-Victoria), Corpus, Paso Hervidero y Garabí.

2.1.- Presa Yacyretá (Argentina/Paraguay).

Es la represa de mayor magnitud asentada sobre el Río Paraná siendo fruto de un acuerdo de Argentina con Paraguay firmado en Estados Unidos en el ano 1925. Recién en 1958 se constituyó la Comisión Mixta Técnica Mixta Argentino/Paraguaya que habría de elaborar el proyecto ejecutivo de la misma, el que fue presentado en el año 1973. Diez años mas tarde comenzó la construcción y hubieron de pasar otros diez años apara que se habilitara la primer esclusa de navegación. Entre los años 1994 y 1998 se pusieron en marcha las 20 turbinas generadoras de electricidad.

Figura 70: Secciones estratigráficas en el este de Entre Ríos mostrando la posición de las arenas
y conglomerados del Plioceno que sirven de acuífero principal (basado en Bertolini et al. 1988)

La presa se asienta sobre la isla Yacyreta habiéndose usado como basamento el basalto de la Formación Serra Geral. El cierre, que es una estructura de hormigón, tiene 808 metros de largo mientras que la presa que le sirve de cierre fue construido con materiales sueltos tiene 65 kilómetros.

El lago artificial tiene 25 metros sobre el nivel que previamente tenía el río, cubre una extensión de 1.600 km2 y el volumen máximo del embalse se estima en 21.000 hm3. Se estima que el caudal medio anual es de 12.000 m3/segundos. Tiene esclusas de navegación y escala de peces.

Yacyretá tiene 20 turbinas Kaplan, que aprovechan un salto de diseño de 21,30 metros que da lugar a una potencia de 2.100 MW (11.500 GW/año) a cota 76, que es la actual, mientras que la proyectada elevando cota del lago a 83 metros será de 3.100 MV (20.000 GW/año).

El proyecto de ampliación de la presa, elevando su cota 7 metros, ha generado discusión acerca del impacto ambiental que el nuevo espejo de agua produciría sobre el sistema de Esteros del Iberá. Hay sectores de opinión que sostienen que una eventual elevación de la cota contribuirá a una elevación del nivel de aguas en el Iberá, en razón a un trasvasamiento lateral de las aguas desde la represa al sistema lacustre mencionado.

Esta opinión ha sido cuestionada por el Ente Yacyretá señalando que el aumento de nivel de agua en los esteros por un aumento en los niveles de precipitación ocurridos en el sector lo que trajo aparejado un aumento de los caudales de los ríos, del nivel freático, etc.. Una serie de reuniones realizadas a partir de 2003 debatieron estas cuestiones, llegándose a la conclusión que no se conoce con claridad "..la columna estratigráfica pre- cuaternaria y el paleorelieve basáltico y se admite que la complejidad del sistema a las posibles filtraciones y las irregularidades espaciales. Al no tener esta base geológica es imposible intentar un modelo hidrogeológico confiable que pueda responder a las inquietudes de cómo se comporta el escurrimiento subterráneo, sus líneas de flujo, superficies equipotenciales, parámetros hidrogeológicos etc.; e integrarlo al escurrimiento superficial para intentar un balance hidrológico del microsistema " (Posición del Grupo técnico representante del Foro Iberá-Yacyretá, 2003).

Un análisis del sector realizado por el área de ingeniería de la UNNE descarta la posibilidad del trasvase de agua entre el lago de Yacyretá y la cuenca del Iberá en razón a los estudios que allí se llevaron a cabo. Esta apreciación sobre los aspectos hidrogeológicos regionales, en principio, sería correcta ya que si hubiere una filtración importante por los basaltos, también se hubiere verificado un aumento de caudales en la cuenca del Río Aguapey que está inmediatamente al sur de la represa, Una de las posibilidades consiste en dividir el aprovechamiento en dos represas de menor altura y con menor área inundada.hecho que no ha sido comprobado.

2.2.- Presa Salto Grande (Argentina/Uruguay).

Esta presa, compartida con Uruguay, se encuentra aguas arriba de la ciudad de Concordia (Entre Ríos) y se asienta sobre los basaltos de la Formación Serra Geral los que, en su momento conformaron un sistema de correderas y cascadas que fueron utilizadas para el aprovechamiento hidroenergético.

La posibilidad de encarar un proyecto de este tipo parte de los estudios de base que se desarrollaron a partir de 1936 los que una década más tarde permitieron la creación de la Comisión Binacional que constituyó la comisión técnica en la que participó el Dr. E. de Alba por Argentina y el Ing. Serra por Uruguay. La misma dio a conocer los resultados de base algunos años más tarde (De Alba y Serra, 1959) que no solo definió las condiciones técnicas del emplazamiento principal sino que llegó a proponer un embalse compensador en la zona de Paso Hervidero, algo más al sur de Puerto Yeruá.

Figura 71: Presas instaladas y proyectadas sobre los ríos Paraná y Uruguay.

La decisión de emprender la obra tuvo lugar en 1974 y un lustro más tarde comenzó a generar electricidad. El cierre se construyó sobre el basalto que constituía las cascadas y correderas del Salto Grande, siendo el largo del coronamiento de 2.412 metros. Ello permitió la formación de un lago de 783 Km2 que acumuló un volumen máximo de 5.500 hm3. El Río Uruguay aporta a esta represa un caudal medio anual de 4.600 m3/segundos.

Dispone de 14 turbinas Kaplan, dispuestas 7 a cada lado de un vertedero central con un salto de diseño de 25,30 metros que representa una potencia instalada de 1.890 MW, siendo la generación anual media estimada en 8.484 GW.

9.3.- Presa Urugua-(Provincia de Misiones).

Es una presa construida por la provincia de Misiones en la cuenca baja del río homónimo, a 8 km aguas arriba de su desembocadura en el Río Paraná y puesta en funcionamiento en 1991.

El módulo del río que alimenta la presa es del orden de 54 m3/s y desarrolla un lago de unos 88,4 km2 que almacena un volumen estimado de 1193 hm3.

La potencia instalada es de 120 MW estimándose que la producción anual es de 355 GW/h.

2.4.- Proyecto Corpus Christi (Argentina-Paraguay)

Es un proyecto aún no ejecutado que surge de una declaración conjunta entre Argentina y Paraguay suscrito en el año 1971 mediante la cual se iniciaron los estudios de su emplazamiento en la zona de Corpus (Misiones). En el año 1973 se firmó un acuerdo entre ambos países y Brasil a fin de compatibilizar la cota máxima del mismo en 150 m y de esa manera equilibrarla con la salida de la presa de Itaipú.

Dos inconvenientes tiene el proyecto: uno el límite de altura que impone Itaipú a Corpus ya que restringe las posibilidades de su embalse lo que trae como consecuencia el de su caída útil y otro la elevación de cota de Yacyretá a 83 metros que inundaría su nivel de descarga, temas que limitan la potencia hidroeléctrica a generar y que obligan a replantear un proyecto de menor envergadura aguas arriba de Corpus.

De todos modos se destaca que los estudios llevados adelante permitieron seleccionar dos posibles emplazamientos: 1) Isla Pindó-í y 2) Itacurubí.

Cierre Pindó-í: Se emplazaría sobre la isla homónima ubicada en el km 1.656 del Río Paraná donde el cauce tiene 1.500 metros de longitud. En este caso el cierre sería de 2.080 m y presa lateral de 1.400 metros. Todo el conjunto tiene como base a las areniscas de la Formación Botucatú que en el lugar se presenta con intercalaciones del basalto de Serra Geral.

Este proyecto prevé 20 turbinas Kaplan que dispondrían de una potencia instada de 2.880 MW y proyectarían una producción anual de 19.000 GW. La represa dispondría de escala de peces.Figura: Secciones topográficas y geológicas realizadas en el cierre Corpus (Secretaría de Recursos Hídricos y DIGID, 1973)

Cierre Itacurubí (San Ignacio): Este cierre se prevé llevar adelante a la altura de la ciudad de San Ignacio, en el kilómetro 1.641 del Río Paraná. De igual manera la traza del cierre tiene como fundamento al basalto Serra Geral y las areniscas Botucatú.

En este cierre también se incorporarían 20 turbinas Kaplan lo que daría lugar a una producción eléctrica similar a Pindó-í. La ventaja relativa estaría en dada en que requeriría una presa de hormigón de menor tamaño.

Figura 72: Fotografía de archivo donde se aprecia la caída de agua en Salto Grande entre basaltos.
Tomada previo a la construcción de la presa homónima

2.5.- Proyecto Paraná Medio (Entre Ríos-Chaco-Corrientes-Santa Fe)

Este talvez sea el mayor proyecto hidroeléctrico desarrollado en Argentina entre los años 1970 y 1980 fue llevado adelante por la entonces empresa estatal Agua y Energía Eléctrica. Ello fue fruto de un acuerdo de ministros firmado en 1974 y creada por decreto 1447 de mayo de 1975 la Comisión Consultora integrada por el Estado Nacional y las provincias ribereñas de Santa Fe, Entre Ríos, Chaco y Corrientes. Ese mismo año fue declarada de "primera prioridad nacional" del sector energía el aprovechamiento del Paraná Medio.

Como resultado de ello Agua y Energía Eléctrica constituyó un grupo técnico de alto nivel para elaborar la prefactibilidad, y factibilidad del mismo. En 1975 Agua y Energía firmó un convenio con la empresa estatal Soviética Technopromexport para llevar adelante los estudios en razón a que los rusos tenían alta calificación técnica para construir represas de baja altura en grandes ríos. Este convenio se puso en funcionamiento hacia fines de 1978 integrando al equipo técnico de Agua y Energía el de la empresa rusa.

El proyecto, conducido por el Ing, Mario Beretta, avanzó tanto en los aspectos de prefactibilidad como en el factibilidad determinando que su concreción implicaba generar dos cierres al Río Paraná: uno denominado "Sur" o Chapetón, ubicado a unos 30 km aguas arriba de la ciudad capital de Entre Ríos; y otro llamado "Norte" o Patí, con alternativa Machuca-Cué, ubicados en las inmediaciones de la ciudad de Romang, Santa Fé.

Conforme a los resultados de los estudios el conjunto de ambas cierres tendrían una potencia instalada de 5.700 MW y darían como resultado una producción de 33.000 GW/a. Tanto en uno como en el otro se preveía la construcción de esclusas de navegación y escala de peces (Beretta, 1978; Popelka, 1978). Asimismo su construcción permitiría recuperar unas 500.000 hectáreas de tierras para la agricultura que, en la provincia de Santa Fe, hasta hoy son inundables.

Figura: Secciones topográficas y geológicas realizadas en el cierre Corpus (Secretaría de Recursos Hídricos y DIGID, 1973)

Cierre Chapetón: Ubicado a unos 10 km al norte de Villa Urquiza su eje fue trazado por sobre la isla homónima apoyándose lateralmente en las barrancas de la margen izquierda del Río Paraná hasta la zona de Santa Rosa en la provincia de Santa Fe.

El cierre frontal tendría unos 6,5 kilómetros de longitud y obliga la construcción de un cierre lateral de materiales sueltos en la margen derecha de unos 200 kilómetros de longitud con un terraplén de protección adiciona, en la zona de Alejandra, de unos 30 kilómetros. El cierre frontal se apoyaría sobre las arcillas de la Formación Paraná las que constituyen el "basamento geotécnico" del proyecto tienen el techo entre -29 y -32 metros. estas, en la parte superior son de color verde con concreciones carbonáticas a las que les siguen arcillas grises y pardas que hacia abajo se continúan con arcillas castañas con yeso (Formación Fray Bentos ?).

El embalse cubriría una superficie de 7.500 km2; tendría como coronamiento la cota 28 metros mientras que el salto de agua de agua aprovechable por las turbinas sería de 14,50 metros. Con estas características existía las alternativas de instalar turbinas de Bulbo (horizontales) o Kaplán (verticales), las que, en funcionamiento, permitirían disponer de una potencia instalada de 2.300 MW generando 16.500 GW/año.

Cierre Patí: Se planeó ubicar sobre la isla homónima en cercanías de la ciudad de Romang (Santa Fé), a unos 40 km al sur de Reconquista, habiéndose diseñado su eje transversal al Río Paraná.

El sustrato inferior está constituido por arcillas verdes de la Formación Paraná cuyo espesor allí fue estimado en 70 metros, que hacia arriba le siguen 20 metros de arenas fluviales del curso actual del río. Tanto el cierre lateral de margen derecha como el de margen izquierda fue previsto construir de material arenoso recubierto por un rip-rap de basalto y se extendería por km desde la zona de Alejandra hasta Reconquista.

El nivel máximo normal del embalse estaría en cota 43 metros permitiendo un salto de 14 metros , lo que daría lugar a una potencia instalada de 2.900 MW lo que representaría una producción cercana 20.000 GW/a.

2.6.- Proyecto Garabí ( Argentina- Brasil)

Este proyecto surge en el acuerdo argentino-brasileño, firmado en 1972, para utilización hidroenergética del Río Uruguay. Del mismo surge la posibilidad de instalar una presa en cercanías de Garruchos, Corrientes muy cerca del límite con Misiones. Allí el Río Uruguay corre sobre el basalto Serra Geral el cual se presenta escasamente fracturado y recubierto por la serie arenosa-conglomerádica de Formación Salto Chico.

En 1988 finalizó el proyecto el cual prevé la construcción de un aliviadero de 425,50 metros de largo, 20 vanos y una serie de compuertas radiales de 21 metros de alto y 17 metros de ancho.; todo ello apto para evacuar 63.090 m3/seg. El cierre tendría una longitud de 2.820 metros mientras que la cota normal de embalse será de 94 metros. En el mismo se instalarán 6 turbinas Kaplan que operarán con un salto normal de 33,55 metros. Puesto en marcha el conjunto tendría una potencia instalada de 1.800 MW lo que daría la posibilidad de generar 7.500 GW/año. Como en otros proyectos se prevé esclusas y canal de navegación como asimismo escala de peces.

Nuevas discusiones sobre el tema y su impacto ambiental ha llevado a nuevas propuestas como ser el de reemplazar el proyecto original por dos cierres de cota menor y de menor área inundada.

Figura 74: Esquema del cierre frontal del proyecto hidroenergético en El Chapetón, Entre Ríos,
según la concepción de los proyectistas de la entonces empresa Agua y Energía Eléctrica.

2.7.- Represas de tierra

La necesidad de almacenamientos de agua para abastecimiento ganadero o para regadíos ha dado lugar a la construcción de numerosas represas de baja altura y núcleo de arcilla en diferentes puntos de la Mesopotamia, especialmente en la provincia de Entre Ríos. Su diseño se basa el un cierre de un curso de agua con material arcilloso de la zona la que se acumula y compacta siguiendo un perfil asimétrico de menor pendiente aguas abajo. También se construye un diente de impermeabilización para evitar escapes en el contacto suelo-presa. La altura de la presa puede llegar a 6 metros entre su base y coronamiento.

Este tipo de presas son en su mayoría usadas para el regadío de cultivos de arroz, motivo por el cual tienen asociados sistemas de bombeo que permiten la extracción del agua y su derivación, mediante canales, hacia las zonas a regar.

Se registran algo más de medio centenar de este tipo de construcciones en Entre Ríos estando la mayoría de ellas en el Departamento Federación (19 presas) siguiendo el departamento Feliciano y Federal (12 presas cada uno) y en menor proporción en los departamentos Tala, Villaguay, Concordia, La Paz y Uruguay. El conjunto cubre una superficie de 9.181,93 hectáreas ( Carñel, et al 2006) entre las que, por su magnitud, se destacan la presa de San José de los Ombúes cuyo volumen de agua es del orden de los 14 millones de metros cúbicos o el sistema de Miraflores y la Floresta con un reservorio de 8 millones de metros cúbicos cada uno (Iturburo, 2007).

3.- Recursos de Rocas y Minerales

La existencia de rocas de aplicación y minerales susceptibles de uso económico se registra en toda la Mesopotamia como un factor que apuntala el desarrollo regional. En ese sentido debe destacarse el hecho de que la provincia de Entre Ríos, por el volumen de productos mineros, es una de las principales del país. Ello se debe a la abundancia de material para la construcción que no solo es demandada como fuente local sino que también abastece, en gran parte, al voluminoso consumo de Buenos Aires y región metropolitana.

Tomando en cuenta los valores la producción para el año 1997 Entre Ríos, entre rocas de aplicación y minerales no metalíferos tuvo una producción valorada en U$S 28.642.550, Corrientes en U$S 9.088.022 y Misiones en U$S 5.115.202 (SEGEMAR, 2006).

La disponibilidad de diferentes sustancias está directamente relacionada con la geología en cuanto, tanto rocas como minerales, tienen origen en el material aflorante en cada región o en cada ambiente.

Así por ejemplo en la provincia de Misiones y noreste de Corrientes la alteración meteórica de los basaltos de Serra Geral dio lugar, durante el Cuaternario, a la generación de un suelo laterítico (Formación Apóstoles) que dio lugar a concentrados ferruginosos ("Tacurú") alúmina y minerales pesados cuyas características se reseñan más abajo.

No está demás señalar que siendo una región con gran incidencia del ambiente fluvial tanto arenas como gravas y conglomerados se encuentran ampliamente desarrollados en varias formaciones geológicas y en el producto de su destrucción (formaciones Ituzaingó, Salto Chico, Ubajay, etc).

La existencia de sedimentos originados en dos transgresiones marinas (formaciones Paraná e Isla Talavera) aportó no solo material arenoso de gran selección sino también calcáreos inorgánicos y organógenos de importancia económica regional.

A continuación habremos de referirnos a todos ellos señalando sus características y detalles de yacer:

3.1.- Oxidados de Hierro: "Tacurú"

Con el nombre de "Tacurú" se designa en la provincia de Misiones niveles de concentración ferrífera desarrollados en las lateritas de la Formación Apóstoles. Esta concentración ocurre en diferentes localidades y representa un proceso pedogenético de acumulación, generalmente de tipo lenticular, de minerales de hierro hidratados que acompañaron al fenómeno de laterización del substrato basáltico. El nombre hace referencia a la estructura con muchas oquedades que presente esta concentración y que recuerda a la que se genera en los homigueros.

Este tipo de concentración ha creado expectativas mineras vinculadas con su exploración como mena de hierro desde épocas jesuíticas. En la década de 1960 incluso se desarrolló un proyecto industrial a partir de ellas. Según Lurgo Mayón (1999) las (Brodtkorb, 1999). concentraciones principales se encuentran en distintas localidades destacando las siguientes: a) Zona Santa Inés, es la zona donde hay mayor concentración ya en 52 hectáreas donde los bancos llegan a tener una potencia media de 0,80 metros con máximos cercanos a los 4 metros. b) Montecarlos y El Dorado Victoria, donde la potencia media de los bancos varía entre 65 cm y 2 metros. c) Zona Wanda donde el espesor medio varía entre 1,30 y 1,70 metros; d) Zona San Ignacio, Gobernador Roca y Santo Pipó, con bancos cuya potencia variable entre 30 y 50 centímetros y algunos sectores dispersos en el área de Santa Ana, Concepción de la Sierra-San José, Bernardo de Irigoyen y Deseado. Se ha estimado que el conjunto totaliza una reserva del orden de las 13 millones de toneladas cuya ley media es de 30,63 % de hierro ( Fernández Lima y De la Iglesia ,1963; Schmid et al (1963).

Se interpreta que estos depósitos se originaron a partir de la alteración de las rocas basálticas, el lixiviado del hierro y su concentración en forma de concreciones nodulares de color marrón parduzco y brillo submetálico. Conforme al nivel de compactación se lo denomina "tacurú" cuando el contacto entre las concreciones es intenso, mientras que cuando no lo es suele llamárselo "ripio". El modelo genético reconoce que tanto olivinos y minerales máficos del basalto por meteorización dieron lugar a soluciones coloidales ferríferas que al perder el agua se transformarían en goethita y turgita

Figura 77: Datos de producción minera de Entre Ríos para el año 2006.
Fuente: Dirección General de Minería de Entre Ríos.

Figura 78: Ubicación de yacimientos ferríferos en la provincia de Misiones.

3.2.- Concentraciones aluminosas.

Un fenómeno parecido ocurriría con los silicatos de aluminio de las plagioclasas y mafitos que darían lugar al ñaú, una concentración de aluminio cuyas características serían cercanas a las de la bauxita (Angelelli, 1937). Con este objeto se exploraron sectores donde hay valores anómalos de aluminio y titanio en la provincia de Corrientes. Resultado de ello se reconoció la existencia de concentraciones en la zona de San Carlos-Colonia Liebig y Garabí-Rincón de Mercedes, habiéndose determinado valores de 20% a 23% de Al2 O3 y 0,97% a 2,15% de Ti O2 (Viggiano, et al ,1988).

3.3.- Minerales pesados.

En sedimentos fluviales del ámbito de afloramientos basálticos se ha comprobado concentraciones de minerales pesados que originalmente estaban contenidos en estas rocas volcánicas y que luego de quedar liberados por la meteorización se acumulan en los sedimentos fluviales actuales. Una evaluación de estas concentraciones ha determinado la existencia de los siguientes minerales: Ilmenita: 80%; Rutilo: 2%; Zircón: entre 2 y 8%, Magnetita: 0,2 %; Estaurolita :2,2 %, Ferromagnetita: 2,6%; Leucoxeno: 0,5 % y otros pesados inoritarios (SEGEMAR, 2006).

3.4.-Calcáreos organógenos y químicos.

En distintos sectores de Entre Ríos se encuentran rocas de naturaleza carbonática originadas durante la sedimentación marina del Mioceno o en los procesos pedogénicos del Cuaternario. Aunque de menor magnitud, también los hay en la provincia de Corrientes en la Meseta de Mercedes.

Este tipo de calcáreos fue objeto de una intensa explotación en Paraná, en la zona del hoy Parque Nuevo, para ser usado como materia prima de la ya desactivada fábrica de cemento Pórtland "San Martín”, ubicada en cercanías de Bajada Grande. Estos calcáreos formaban parte de una barrera arrecifal marina compuesta por calizas oolíticas, masivas y bancos de conchillas de moluscos del Terciario (Formación Paraná) que se extendía desde el departamento Victoria hasta la zona de El Cerro, a unos 30 km al noreste de Paraná.

Los afloramientos de Paraná tenían una potencia máxima de 6 metros y una media de alrededor de 4 metros ( Cordini, 1949; Scartascini, 1959; Aceñolaza, 2002). En general está compuesto por calizas masivas, parcialmente oolíticas y bancos de lumachellas constituidos mayormente por ostreidos y en menor proporción por otros moluscos. Hay estratificación diagonal y planar pudiendo reconocerse sectores donde los bancos de moluscos se encuentran en posición de vida. Si bien estos calcáreos han sido objeto de explotación para cal desde la época de la Independencia (D¨Orbigny, 1942), hoy solo se reconocen algunos afloramientos que quedan en los cortes de calles de la ciudad, la zona del Parque Urquiza y en lo que es el Parque Nuevo, donde fue explotado por la fábrica de Cemento "San Martín". Para Cordini (1949) en estos bancos el contenido de carbonato de calcio calculado era de 79 % destacando que las impurezas están dadas por sílice, hierro y magnesio. La presencia de arcillas intercaladas a los niveles carbonáticos también se utilizaban puesto que servían para el proceso de fabricación del cemento.

También este material tiene afloramientos con espesores cercanos a los dos metros en el paraje Molino Doll, donde alguna vez ha sido objeto de extracción para cal. De igual manera han existido canteras en la zona de Victoria, en el área del Arroyo Corrales y región de Centenario, las que durante muchos años proveyeron el carbonato organógeno que demandó la cementera de Paraná como así también para alimentar hornos de cal ubicados en la zona, hasta casi agotar con las reservas de la zona (Cordini, 1949). Hoy, lo que resta de las mismas, se las continúa explotando para atender requerimientos de triturados de carbonatos que normalmente se incorpora a la alimentación de aves de corral.

La existencia de bancos carbonáticos de origen químico, aunque formando parte del acontecimiento marino del Mioceno, fueron mencionados por Cordini (1949) en la Cantera Reggiardo, en Puente Verde,Victoria como así también constituyendo el resalto del Salto Ander-Eg en la zona de Libertador San Martín. En estos casos el banco carbonático tiene unos 2 metros de espesor y el CaCO3 tiene valores entre 50% y 54%, con un alto contenido de sílice.

En afluentes del Río Uruguay Cordini (1949) describe un "calcáreo brechoso" que posiblemente se corresponda con los presentes en la Formación Fray Bentos. En éstos reconoce el bajo porcentaje de CO3Ca que no supera el 40%. Estos son los que probablemente se explotaron en la antigua "Calera Barquín" ubicada en el Parque Nacional El Palmar.

En algunos arroyos y tributarios menores de la costa del Paraná se acumulan rodados carbonáticos (gravas) de color gris o gris blanquecinos, que provienen de la destrucción de las formaciones General Alvear, Hernandarias y Tezanos Pintos donde se encontraban como concreciones, pedotúbulos o rizoconcreciones. Este material es requerido en aplicaciones viales para enripiado y en hormigones dado que tienen un nivel de dureza muy particular que favorecen la consistencia de ellas.

Debe señalarse que los carbonatos de la Formación Fray Bentos tienen numerosos afloramientos en la zona de Curuzú Cuatiá, Perugorría y Mercedes. En esta última se explotó un calcáreo brechoso ubicado al norte de la ciudad, al cual Herbst (1971) llamó Formación Pay Ubre.

3.5.- "Brosa"

Este material tiene buena demanda como estabilizador y subrasante de caminos y en obras de construcción. Corresponde a un sedimento de tipo loésico, con abundante material volcánico, de color pardo rojizo con una particular concentración de carbonato de calcio lo que permite calificarla como una toba calcárea. Esta roca es identificada en la estratigrafía regional con el nombre de Formación General Alvear y está ampliamente distribuida desde la zona de La Paz-Santa Elena hasta el Rincón del Nogoyá.

Este nivel estratigráfico se ubicaaproximadamente en la cota 35-40 y constituye un banco horizontal cuyo espesor máximo es cercano a los seis metros; conforma un nivel de mayor competencia a la erosión, lo que es apreciado en las barrancas del Río Paraná y en cortes del camino. La concentración de carbonatos aumenta hacia el piso de esta formación geológica llegando a ser masiva y tener hasta 50 cm de espesor. Por sobre ella se aprecia un denso tabicado cuyo origen debe reconocerse en el lixiviado y concentración producido por fluctuaciones de la capa freática que normalmente está alojada en estos niveles.

Su explotación se realiza a cielo abierto en sectores públicos o en propiedades privadas que lo comercializan en el ámbito local. Hay canteras abiertas en inmediaciones al Pueblo Brugo, en la margen izquierda del arroyo Antonio Tomás, en la zona de Villa Urquiza donde es explotada por el Municipio y privados, y en la zona de La Juanita y General Alvear.

Si bien las reservas no han sido cubicadas, se estima que ellas son de importancia teniendo en cuenta la extensión y distribución de los afloramientos. En general el factor limitante para su explotación la constituye la carga o cobertura que se le sobrepone que en muchos sectores hace imposible la extracción. Además hay normativas ambientales que regulan este tipo de explotación que normalmente termina dejando un espacio abierto que afecta el paisaje y el suelo.

3.6.- Areniscas cretácicas.

La Formación Botucatú ha sido una de las principales fuentes de provisión de lajas y areniscas que históricamente fueron utilizadas como material de construcción en las provincias de Misiones y Corrientes. Estas constituyen un recurso histórico que fue utilizado ampliamente por los Jesuitas para la construcción tanto de paredes, pisos y columnas en las poblaciones que allí fundaron. Es común encontrarlas tanto en las ruinas de San Ignacio como en las de Santa Ana, Mártires y en Santa María la Mayor, todas en Misiones.

Figura 79: Block-diagrama mostrando la composición de la Cantera
Reggiardo en la zona de Victoria, Entre Ríos, según Cordini (1949

En la zona del Puerto Viejo de San Ignacio se habilitaron canteras para la extracción de lajas de arenisca para cubrir necesidades locales en la construcción de revestimiento y pisos. Las lajas extraídas son en general del tamaño 0,5x0,5 m y un espesor variable entre 3 y 6 cm ( Tchilingurián et al, 2005). El registro minero nacional (SEGEMAR) señala que hubo explotación de piedra laja en los años 2004/2006. En los 2004 y 2005 se extrajeron 10.875 toneladas/año con valor de 1.000.500 pesos/año; mientras que en el 2006 lo fue de 675 toneladas valuadas en 62.100 pesos.

En la zona de Solari- M. Loza y Mercedes (Corrientes), también se abrieron canteras para la extracción de estas areniscas que se utilizan para pisos y revestimientos, siendo comercializadas en la misma zona.

3.7.- Areniscas del Terciario

En Entre Ríos, también, para atender el consumo local, se ha recurrido a la explotación de areniscas que se encuentran intercaladas en niveles de las formaciones Paraná e Ituzaingó. Las primeras son areniscas calcáreas o calizas arenosas, a veces fosilíferas, que por disponer una discontinuidad en el plano de sedimentación han sido explotadas en la zona de Paraná y en la de Colonia Ensayo. También en algunos sectores, especialmente en arenas medanosas, se intercalan cuerpos de areniscas con cemento silíceo. Estos niveles, especialmente las cementadas por carbonato, han provisto de "lajas" que han sido utilizadas para revestimientos o zócalos en la ciudad de Paraná. Generalmente en su superficie se encuentran moldes e improntas de invertebrados (bivalvos y gasterópodos) que le otorgan un particular atractivo a las mismas.

También, en diversos sectores de afloramientos de la Formación Ituzaingó, en algunas localidades de la costa del Paraná, se encuentran bancos o núcleo de areniscas cementadas por sílice cuya explotación es local y normalmente se han usado como revestimiento o bloques de construcción. Estas areniscas son de colores amarillentos, verdosos y blanquecinos; poseen una particular consistencia y su partición al golpe da lugar a fracturas concoidales.

Areniscas con cemento silíceo: En la Formación Salto hay sectores donde las arenas aparecen silicificadas como en la confluencia de los arroyos Achiras y Urquiza. También las hay en inmediaciones de Colón donde se explotó en la cantera Evecuoz (Cordini, 1949).Los hay en Barranca Colorada, a 20 km al norte de Gualeguaychú y también en el rio Gualeguaychú en su confluencia con el arroyo Centella. Asimismo Cordini (1949) menciona este tipo de rocas en el Cerro de los Difuntos; en el Salto Chico a30 km al norte de Gualeguaychú y en la Cantera Vivanco en Montoya.

Areniscas con cemento ferruginoso: Entre Mocoretá y Santa Ana son de color rojo cementación irregular baja tenacidad En la zona de Estancia Vieyra (Cordini, 1949)

3.8.- Arenas fluviales

En las tres provincias la explotación de arenas fluviales, tanto las de los actuales cursos de agua como las provenientes de niveles de la Formación Ituzaingó, constituyen uno de los más importantes insumos para la construcción de la región, principalmente en la provincia de Entre Ríos cuya explotación se realiza, por concesiones, mediante dragado de bancos de arena en el fondo de los ríos Paraná y Uruguay. Éstas, consideradas en la estadística minera como arenas para la construcción, constituyen el 61,9% de la producción de la provincia de Entre Ríos. El registro estadístico provincial señala que la producción del año 2006 alcanzó el volumen de 4.099.651 toneladas.

En el caso de la provincia de Corrientes para el año 2006 la producción de arenas y materiales para la construcción fue de 359.527 toneladas con un valor de 2.013.351 pesos lo que arroja un total de 11.449.829. En el de Misiones 358.083 toneladas con un valor de 2.005.265 pesos (Fuente: Estadísticas mineras del SEGEMAR).

3.9.- Arenas silíceas- Arenas especiales

Estas arenas tienen un alto contenido en SiO2 en un porcentaje que varía entre el 97 % y 99% y prácticamente carentes de óxidos de hierro se explotan de niveles marinos del Terciario y Cuaternario. Las primeras se extraen en la zona de Colonia Ensayo, Cantera Cristamine, donde se presentan con una potencia no inferior a 5 metros y constituyen niveles de dunas de la Formación Paraná.

El material es una arena fina, muy bien redondeada, de color blanco y escasas impurezas férricas. El objetivo de su extracción es la industria del vidrio.

De igual manera las arenas dunarias del "Querandinense" en la zona de Mazaruca y Puerto Ibicuy son explotadas para la industria del vidrio y representan, en conjunto, el 5,8% de la producción minera entrerriana (SEGEMAR, 2006). La producción de arenas silíceas durante 2006 fue de 361.714 toneladas.

La llamadas arenas especiales tienen destino la industria petrolera donde son usadas como material de fragmentación y relleno. Estas, durante 2006, registraron una producción de 42.534 toneladas.

3.10.-Canto rodado.

El material detrítico de mayor granulometría que se encuentra en la margen derecha del Río Uruguay desde el sur de la provincia de Misiones hasta la zona de Gualeguaychú constituye uno de los importantes recursos mineros de la región. Estos se los encuentra formando parte de la Formación Salto Chico/Salto y Ubajay. En la provincia de Entre Ríos, principal productora de canto rodado, durante el año 2006 se registró una producción de 300.338 toneladas. A este valor puede agregarse el llamado "ripio arcilloso" cuya explotación en el mismo año produjo 179. 967 toneladas.

Denominado como "canto rodado" o "piedra china" en la jerga minera el material está constituido por clastos subredondeados a redondeados de calcedonia, ópalo o basalto, generalmente incluidos en una matriz de gravillas o arenas gruesas. El tamaño de los mismos varía desde pocos centímetros hasta 15/20 cm dependiendo ello de su ubicación regional. Normalmente los conglomerados con clastos mayores se encuentran en la región del Alto Uruguay (San Javier, Misiones).

También los hay en la zona de Candelaria-Posadas donde son identificadas por Avila y Ponrtaneri (1999) como pertenecientes a la Formación Ubajay. El registro del SEGEMAR para el año 2006 es de 3.541 toneladas que tienen un valor de 21.246 pesos.

En la provincia de Entre Ríos el canto rodado constituye el 9,8% de la producción minera (SEGEMAR, 2006) con canteras en producción en los departamentos Concordia, Colón, Concepción del Uruguay y Gualeguaychú.

Conglomerados cementados: En la zona de Santo Tomé ha sido usado como material de construcción. Están integrados por clastos con un buen nivel de redondez y baja esfericidad integrados en una matriz limo-arcillosa con cementación carbonática. Son de color pardo-amarillento. Tienen buenas condiciones para ser cortadas.

3.11.- Gemas

Bajo esta denominación se incluye ópalos, calcedonias, amatistas, ágatas y cristal de roca que se localizan y tuvieron origen en los basaltos de Serra Geral donde, en su enfriamento, generaron cavidades a partir de los gases contenidos. Estas cavidades ("alveolos") son frecuentes en la parte superior de la colada o en el contacto con una colada anterior. Estas cavidades fueron posteriormente rellenadas por aguas meteóricas que transportaron sílice y otras sustancias que han servido de colorantes naturales.

Cuando la cavidad es grande en el interior de la geoda se forman cristales de cuarzo de un tamaño mediano, pudiendo en algunos casos tener una coloración azulada por impregnación manganesífera (amatista). La producción de amatista en el lapso 1990-1993 fue de 31.415 kg (Brodtkorb, 1999).

Amatistas, ágatas y cristal de roca se explotan en la zona de Wanda, Misiones, donde la producción anual ha llegado a 3.000 kg/año a partir de la producción de diferentes yacimientos conocidos como Selva Irupé, Tierra Colorada, Urugua-í y Santa Catalina. El material es removido de la cubierta residual donde ha quedado liberado por la alteración meteórica o descubierta en grietas o en vesículas dentro del basalto. En el caso de las ágatas se observa un bandeamiento que representa el relleno de una vesícula con sílice hidratada. Se han encontrado ejemplares que en el centro mantienen agua fósil ("Enhidros"); en general el bandeamiento tiene coloraciones variables al igual que la microporosidad que permite otorgarle coloración artificial con diferentes sustancias Las geodas en su contacto con el basalto suelen presentar una superficie irregular recubierta de un hidrosilicato férrico de color verde-azulado (celadonita) (Brodtkorb, 1999).

Hay que destacar que en el "canto rodado" precedentemente descrito hay un notable número de ejemplares de ágatas que conservan el diseño original de la oquedad o vesícula en la que se originaron. Hay que destacar que éstas pueden artesanalmente ser procesadas como piedras ornamentales y/o semipreciosas, lo que generaría una importante fuente de recursos y de mano de obra regional. Hoy a éstas se las sigue utilizando como material para construcción y para obras viales, lo que es sin dudas, un desperdicio.

El registro minero del SEGEMAR da cuenta que entre 2003 y 2005 ha habido un crecimiento sustancial en la producción de gemas. Esta fue: en 2003 41.950 toneladas con valor de 629.250 pesos; en 2004 de 48.469 toneladas valuadas en 727.035; mientras que en 2005 de 71.099 toneladas que valieron 1.066.485 pesos. En 2006 habría una declinación ya quesolo se registran 5.018 toneladas con un valor de 75.270 pesos (Fuente: Estadística minera del SEGEMAR).

3.12.- Yeso

En la zona de Hernandarias/Piedras Blancas se desarrollaron canteras que explotaron el yeso que contienen los niveles inferiores y medios de la Formación Hernandarias. Ellas fueron las canteras Tuyango, Carbol, Aebi y "de Agua" donde se realizaron las explotaciones más importantes de la región.

Es precisamente en esta zona donde la secuencia de arcillas tiene un mayor espesor y donde abundan los bancos de yeso (alabastro) que se presenta constituyendo concentraciones de tipo nodular y en rosetas. El paquete sedimentario está constituido por arcillas pardo-rojizas con pátinas dendríticas y pequeños nódulos manganesíferos; y también arcillas verdes y grisáceas que son las portadoras de los niveles yesíferos.

En general los niveles de yeso se presentan en bancos discontinuos cuya longitud puede llegar a varios centenares de metros y el espesor variable entre 3 y 14 metros. De acuerdo a las características de pureza se lo ha calificado en tres categorías: a) blanco de 1ra, 2) gris y 3) rosado, color este último por su proveniencia de niveles de arcillas pardo-rojizas. Si bien la concentración de estos bancos era variable se calculó que la concentración era de alrededor de 400/600 kilos/metro cúbico (Battaglia, 1946).

En momentos de su máxima explotación, participaron de la misma las empresas Iggam S.A. en Piedras Blancas; la sucesión Aebi, en Hernandarias, Juan Fagnani en Punta Piragua y Germán y Ganeten al sur de Puerto Brugo.

También existieron esporádicas explotaciones de bancos con yeso en la zona de Curtiembre, Arroyo el Sauce y Arroyo Espinillo (Battaglia, 1946, Cordini 1949). La producción de yeso en el año 2006 en la provincia de Entre Ríos alcanzó el valor de 216.169 toneladas de las cuales casi el 40 % se exportó a Paraguay.

3.13.- Basaltos

Normalmente esta roca volcánica se explota para ser usada como triturados pétreos en toda la región. Se estima que es Misiones la provincia donde la explotación ronda los 0,5 Mt/año siendo éstos obtenidos mediante una veintena canteras dispuestas en distintas localidades (Posadas, Apóstoles, San Javier, Concepción de la Sierra, Oberá, etc). La producción para el año 2006 fue de 533.031 toneladas con un valor de pesos 3.198.186 (Fuente: Estadística minera del SEGEMAR)

En la provincia de Corrientes la producción de triturados viales y para la construcción se explotan o explotaron en mayor volumen en la zona de Curuzú Cuatiá (cantera La Milagrosa, Apeadero 405, etc ), aunque también ello ha ocurrido en otras ubicadas en la zona de Yofre y en el área de San Borjita. El basalto ha sido uno de los principales materiales requeridos, tanto como triturado o en bloques, para la construcción de la presa de Yaciretá, en Ituzaingó, siendo extraído en la misma zona de emplazamiento.

Una evaluación de reservas de los basaltos perteneciente a varias canteras de Yofre (CMC, Minera TEA, La Dorita, etc) determinaron reservas de unos 31.000.000 de m3, mientras que en la zona de Curuzú Cuatiá ( Minera TEA, Vialco, Losi,etc) serían del orden de los 20.000.000 de m3 (Agua y Energía Eléctrica, 1981). Estas cifras son solo orientativas ya que se refieren a canteras abiertas y no a la disponibilidad de basalto en la región.

La producción minera registrada de este tipo de material para el año 2006 fue del orden de 1.258.197 toneladas con un valor estimado en pesos 9.436.478 (Fuente: estadística minera SEGEMAR).

En Entre Ríos la explotación del basalto está restringida a pocas canteras ubicadas sobre la costa del Río Uruguay, representando el 2,7% de la producción minera provincial. Ellas están en el departamento Concordia, en cercanías a Puerto Yeruá (Techint S.A; Losi.). Una evaluación de ellas (Agua y Energía Eléctrica, 1981) señala, en canteras abiertas, reservas del orden de 4.500.000 m3. La producción en el año 2006 registró 47.534 toneladas siendo ellas utilizadas en la red vial de la provincia.

4.- Recurso Suelo

Un panorama general acerca de los tipos de suelos en el ámbito mesopotámico se reseñará a partir de la información producida por el INTA a través del Plan Mapa de Suelos. Con el objeto de tener un panorama general de los mismos se sigue la clasificación a nivel de Orden y por provincia.

Sin perjuicio de la calificación que le corresponde merece señalarse que parte del suelo es usado para la confección de material de la construcción (ladrillos, pisos, tejas etc) cuyo registro oficial, por ejemplo en la Dirección de Minería de Entre Ríos, señala la explotación de casi 700 hectáreas que dan lugar a una producción de aproximadamente 1.400.000 toneladas. No disponemos de los datos oficiales de Corrientes y Misiones aunque podemos suponer que sean casi equivalentes. La localidad San Lorenzo, sobre ruta nacional 12 al sur de la ciudad de Corrientes, es considerada la "Capital del Ladrillo" en razón del extenso aprovechamiento que allí se realiza del recurso suelo para la confección de este producto.

4.1.- Provincia de Entre Ríos

Entre los primeros trabajos que tratan los suelos del Delta están los de Bonfils (1960) quien trata de compatibilizar la relación de éstos con las características geomorfológicos de la región.

Años más tarde el INTA lleva adelante el Plan Mapa de Suelos a escala 1:500.000 Tasi y Bourband (1990) reconocieron la existencia de cuatro grandes órdenes: 1) Vertisoles, 2) Molisoles, 3) Alfisoles y 4) Entisoles; siendo muy limitada la presencia de Inceptisoles.

Vertisoles: Los vertisoles son los que tienen un mayor desarrollo areal, aproximadamente el 34 % del territorio de la provincia; y generalmente están relacionad con las arcillas y limos lacustres y palustres de la Formación Hernandarias o el producto de su erosión. El contenido de arcillas expansivas es alto, motivo por el cual es notable su tendencia a contracción o expansión conforme el nivel de humedad que contengan. Al estar en zonas de escasa pendiente tienden a constituirse en vertisoles hidromórficos. En general tienen un horizonte A bien desarrollado, de color gris oscuro a negro. Los que se encuentran en el oeste de la provincia son los que cuentan con mejor aptitud para cultivos mientras que los más desfavorecidos son los ubicados en el norte.

Molisoles: Son frecuentes en la costa del Paraná en una franja que va desde la zona de La Paz hasta el Arroyo Nogoyá ocupando el 20 % de la superficie provincial, pudiendo distinguirse dos subgrupos : a) Arguidoles típicos (Brunizems) y b) Arguidoles vérticos (Brunizems vertisólicos). Son suelos desarrollados a expensas del material loésico que recubre la zona (Formación Tezanos Pintos); en ellos predomina la morfogénesis por sobre la pedogénesis, disponen de una buena capa arable siendo aptos para el uso agrícola.

Alfisoles: Ocupan aproximadamente el 11 % de la superficie provincial pudiendo distinguirsde: a) Ocracualfes típicos (Planosoles) y b) Ocracualfes vérticos (Planosólicos).De ello, los Planosoles se caracterizan por ubicarse en áreas de escasa pendiente, careciendo de una definida red de drenaje, arcillosos muy densos y de colores oscuros, prácticamente impermeables lo que facilita la formación de superficies inundables en épocas de mayor pluviosidad. Los Planosólicos se desarrolla en sectores con pendiente suave. La aptitud para cultivos es muy restringida.

Entisoles: Éstos ocupan aproximadamente el 8 % del territorio y se localizan en la zona lindante al Río Uruguay desarrollandose a partir de los sedimentos de las formaciones Salto Chico y Ubajay. Pueden diferenciarse dos tipos: a) Suelos arenosos rojizos profundos y b) Suelos arenosos pardos. Los primeros se reconocen irregularmente distribuidos, con baja fertilidad y baja capacidad de retención de agua. Por tal motivo son aptos para plantaciones de eucaliptos y cítricos. En el caso de los segundos hay cierto contenido de arcilla que mejora la retención de agua y mejora la aptitud agrícola de los mismos.

Inceptisoles: Se encuentran restringidos a los valles inundables de ríos y arroyos, como asimismo en el delta del Paraná. Son suelos alcalinos sin horizonte argílicos con poca materia orgánica y abundancia de sodio intercambiable. Se ubican en zonas de variación de la capa freática o zonas inundables, desarrollados sobre las terrazas del Pleistoceno superior- Holoceno de arroyos y cauces fluviales No son aptas para cultivo, si para ganadería extensiva.

4.2.- Provincia de Corrientes

El relevamiento de suelos de esta provincia tuvo como autores a Escobar et al (1990) quienes identificaron las siguientes ordenes de suelos: 1) Alfisoles, 2) Entisoles; 3) Histosoles; 4) Iceptisoles, 5) Molisoles; 6) Ultisoles y 7 )Vertisoles.

Alfisoles: Forman parte de sectores de la Meseta de Mercedes, en el borde occidental de la provincia en la zona del Pay Ubre, el Albardón y Planicies del borde del Paraná como asimismo en las colinas y llanurasonduladas del noreste. Tienen buen desarrollo del perfil edáfico, aunque por escasa pendiente tienen un drenaje insuficiente. Son aptas para cultivos de arroz y para ganadería.

Entisoles: Ocupan parte del noroeste de la provincia y parte de los malezales del Iby-bai y depresión iberiana. Con buen desarrollo del horizonte A, suelos ácidos y drenados en campos ondulados y con lagunas circulares. Son aptos para la ganadería extensiva en campos naturales y para forestación.

Histosoles: Representados por capas orgánicas que conforman los "embalsados" de la cuenca del Iberá. Generalmente son de drenaje pobre y fuertemente ácidos debido a la materia orgánica poco descompuesta que los constituye, llegando a tener hasta 100 cm de espesor.

Iceptisoles; Son suelos con un A2 blanquecino, franco arenoso a areno-arcillosos ácidos y con altos tenores de sodio, presentes en la cuenca del Aguapey, Miriñay y del Corrientes en sectores anegables y de bajo escurrimiento.

Molisoles: Tienen buen desarrollo del horizonte A, mólico arcillo-limoso a arcilloso, ácidos, imperfectamente drenados y, en algunos sectores con características vérticas. Presentes en la región centro y sur, especialmente en las planicies que drenan hacia el Guayquiraró, Mocoretá y Miriñay.

Ultisoles: Gran parte de ellos constituyen la "tierra Colorada" que representa la Formación Apóstoles. Son suelos profundos, rojos, bien drenados, en partes arcillosos. Sobre estos se desarrollan plantaciones de té y yerba mate.

Vertisoles: Suelos arcillosos que se desarrollan al sur de la Meseta de Mercedes y se conectan con similares del norte de Entre Ríos. Tienen aptitud para ganadería en campos naturales.

Figura 80: Esquema de distribución de los principales agrupamientos de suelos.
Basado en el Atlas de Suelos de la República Argentina del INTA

4.3.- Provincia de Misiones

En este caso el reconocimiento de suelos fue llevado a cabo por Ligier et al (1990), quienes reconocen que en Misiones hay suelos representativos de seis ordenes: 1) Alfisoles, 2)Entisoles, 3)Inceptisoles, 4) Molisoles, 5) Oxisoles y 6) Ultisoles.

Alfisoles: Tienen escasa representatividad geográfica, con un horizonte argílico rojo con drenaje moderado a bueno, se presentan en el pediplano del Paraná, la meseta y la vertiente de ésta hacia el Paraná.

Entisoles: Se ubican en los flancos de la Meseta, con pendientes variable entre 3% y 25%, muestran la relación A/C, son fuertemente ácidos, bien drenados, con pedregosidad moderada en una matriz arcillosa pardo-rojiza.

Inceptisoles: Suelos con drenaje imperfecto, anegables, ácidos, con desarrollo A/B/C. Son suelos oscuros franco-arcillosos y limosos. Se ubican en el sector suroeste de Misiones (Sierra del Imán).

Molisoles: Tienen una extensión restringida al norte de al provincia, generalmente con drenaje pobre y están constituidos por arcillas pardo-rojizas. Se localizan en paleocauces y valles aluviales. En la zona boscosa tiene un buen desarrollo de capa orgánica O/A/C, son someros con alta dotación de nutrientes.

Oxisoles: Suelos bien drenados, friables, arcillosos, de color rojo oscuro y fuertemente ácidos. Se da la secuencia A/B en el cual el B contiene altos tenores de hierro y alúmina. Se extienden en la Meseta y en la región pre-montañosa. Tienen muy baja fertilidad natural, aunque aptos para de yerba mate, té, tung, etc.

Ultisoles: Suelos rojos, bien drenados y con una amplia distribución en toda la provincia. Tienen buen desarrollo A/B, generalmente arcilloso, constituyem la llamada "tierra colorada" coincidente con la extensión de la Formación Apóstoles.

5.- Recursos hidrocarburíferos.

Hasta el presente, salvo la perforación del ER.N-1 Nogoyá, y una serie de sondeos geofísicos hechos por YPF en la década de 1960, no hubo exploración geológica en búsqueda de petróleo o gas en el ámbito mesopotámico. La primer reseña sobre la estratigrafía del subsuelo profundo fue realizada por Padula y Mingramm (1968) que más tarde es continuada por Padula (1969), Pezzi y Mozetic (1989) y en reiterados trabajos de Fernández Garrasino (1989a, 1989b,1990, 1998). Asimismo Chebli et al (1999) reseñan las características del subsuelo mesopotámico apoyados en nuevos datos provistos por estudios geofísicos.

Estos autores han remarcado la existencia de una importante secuencia sedimentaria que representaría ser la continuidad lateral de otras comprobadas cuencas con afloramientos en Uruguay, Brasil y de la Pampasia argentina.

ANCAP, la empresa petrolera uruguaya, investigó la cuenca neopaleozoica del oeste-noroeste de su país comprobando que el espesor sedimentario adquiría mayor potencia hacia territorio de la Mesopotamia (Ferrando y Montaña, 1988). Esto coincide con el modelo de Padula y Mingramm (1968) que interpreta que la secuencia sedimentaria de Pampasia (formaciones Sachayoj, Charata, Chacabuco y Buena Vista) también se desarrolla en Entre Ríos y se conecta con la cuenca de Paraná ( Brasil-Uruguay,Paraguay).

La perforación YPF-Nogoyá pudo determinar que cercano a los 2.100 metros se reconocen rocas cristalinas que posiblemente formen parte del Umbral de Martín García. Los datos sísmicos permiten suponer que hacia el norte de ese alto estructural y hasta el sur de Corrientes la sucesión estratigráfica paleozoica debe tener una mayor potencia. Se menciona el sur de Corrientes porque, aunque discutido, se supone que desde una latitud de 30º al norte comenzaría a elevarse el llamado "Alto de Asunción" que implica a rocas del basamento y posiblemente del eopaleozoico (Padula y Mingramm, 1968). Este "Alto" según Fonseca Ferreira (1982) constituye una estructura antiforme aflorante en territorio de Paraguay y se hunde hacia el territorio argentino (Corrientes).

Figura 81: Mapa de Entre Ríos con indicación de isosalinidad,
para el acuífero Salto-Ituzaingó, según Bertolini et al, 1988

Al este de Corrientes y, fundamentalmente, debajo de la provincia de Misiones es posible que la sucesión estratigráfica paleozoica tenga una potencia superior a los 3.000 metros y en ella podrían encontrarse manifestaciones de hidrocarburos.(Fernández Garrasino, 1989b,1998). Para llegar a dicha interpretación se consideró el hecho de que en el Paraguay Oriental no hace muchos años se habrían detectado manifestaciones de petróleo a una profundidad del orden de los 1.000 metros en la localidad Mallorquín.

En territorio brasileño se estima que en esta cuenca la sucesión sedimentaria es de unos 7.500 metros abarcando desde rocas del Ordovícico al Cretácico en cuyas formaciones geológicas hay rocas generadoras y reservorios de hidrocarburos. Por ello la exploración llevada adelante desde la década de 1950 dio lugar a más de un centenar de perforaciones en los estados de Sao Paulo (SP), Paraná (PR) y Santa Catharina (SC) se determinó la presencia de gas y petróleo en varias localidades. Resultado de estos estudios fueron hechos conocer, entre otros, por Gama et al, (1982), Paulipetro (1982) y Yoshida y Gama Jr.(1989).

Muchas de estas manifestaciones están vinculadas a la presencia de esquistos bituminosos que están presente en los estados de Paraná y Santa Catharina. En un sector conocido
como Sao Matheus do Sul se ha estimado que pueden obtenerse 560 millones de barriles de petróleo, 4 millones de toneladas de gas licuado y 19 billones de metros cúbicos de gas (Moreira, 1981)

Para Artur y Soares (2002) en la Cuenca de Paraná las principales acumulaciones de hidrocarburos están relacionados con cuatro sistemas integrados por las formaciones geológicas: 1) Ponta Grossa-Itararé; 2) Ponta Grossa- Rio Bonito; 3) Iratí-Río Bonito y 4) Iratí Piramboia. De ellas las dos primeras son las que, hasta la fecha, han brindado mejores posibilidades de producción de gas/petróleo. En el caso del yacimiento Barra Bonita las rocas generadoras corresponden a esquistos bituminosos de Formación Ponta Grossa los que encuentran su reservorio en areniscas del Grupo Itararé. Este yacimiento produce algo más de 200.000 m3/dia de gas (Campos et al, 1998)

Otras perforaciones realizadas en distintos puntos de la cuenca han dado resultados positivos tales como: Río Piquirí (PR), Cándido Abreu (PR), Chapeu do Sol Palmital y en Barra Bonita 1 y 2 (PR), todas ellas con manifestaciones de gas. En el caso de estas perforaciones del Estado de Paraná el conjunto de pozos tiene una producción de alrededor de un millón de metros cúbicos de gas (Chebli et al, 1999).

En Santa Catharina se lograron manifestaciones de hidrocarburos en pozos realizados en Matos Costa, Tres Pinheiros, Taquara Verde y Herval Velho. Todas estas manifestaciones se encuentran por debajo de las coladas basálticas cretácicas, situación de alguna manera comparable a las que existen en la provincia de Misiones. Esta situación de disponibilidad de hidrocarburos en rocas infrapuestas a la Formación Serra Geral abre expectativas positivas en esta provincia.

Bibliografía

Aceñolaza, F. G. 1976 Consideraciones estratigráficas sobre el Terciario marino de Paraná y alrededores.- Acta Geológica Lilloana, 13: 91-118. Tucumán.

Aceñolaza, F.G. 2000 La Formación Paraná (Mioceno medio): estratigrafía, distribución regional y uni dades equivalentes. En Aceñolaza, F. y Herbst, R. (Eds) El Neógeno de Argentina. Serie Correlación Geológica 14, 9-28. Tucumán

Aceñolaza, F.G. y Aceñolaza, G. 2000 Trazas fósiles del terciario marino de Entre Rios (Formación Paraná, Mioceno Medio) República Argentina. Boletín de la Academia Nacional de Ciencias 64: 209- 234. Córdoba

Aceñolaza, F. G. 1987 The Ordovician System in South America. In Aceñolaza, F.G. y Baldis B. 1987 Special Publication. IUGS n° 22. 1-8. Otawa.

Aceñolaza, F.G. y Ciguel, J.H. 1987 Análisis comparativo entre las formaciones Balcarce (Argentina) y Furnas (Brasil). 10° Congreso Geológico Argentino, Actas, 1, 299-305. Tucumán.

Aceñolaza, F.G. y Sayago, J. 1980 Análisis preliminar sobre la estratigrafía, morfodinámica y morfogéne sis de la región de Villa Urquiza, provincia de Entre Ríos. Acta geológica lilloana, 15 (2) 139- 154. Tucumán.

Aceñolaza, F. y Sprechmann, P. 2002 The Miocene transgression in the meridional Atlantic South America. Neues Jarbuch für Geologie und Palaontologie. 225 (1)

Agua y Energía Eléctrica S.E. 1978 Estudios de suelos Zona Cuenca del Batel-Batelito, provincia de Corrientes. Comisión geológica "Santa Rosa". 6 pp con perfiles 13 sondeos. Informe inédito.

Agua y Energía Eléctrica S.E.. 1979. Aprovechamiento integral Paraná Medio. Cierre "Patí". Tomo I.- Estudios. 436 pp. Informe inédito.

Agua y Energía Eléctrica S.E.. 1981 Proyecto ejecutivo aprovechamiento hidroeléctrico Paraná Medio- Chapetón. Tomo 2.- Estudios.541 pp. Informe inédito.

Agua y Energía - Electrobras 1975 Proyecto Garabí, Corrientes .Consorcio Hidroservice-Hidrened. Informe nª 5. (Inédito).

Aguirre, M. 1990 Asociaciones de moluscos bentónicos marinos del Cuaternario tardío en el Noroeste bonaerense. Ameghiniana 27: 161-177.

Aguirre, M. 1993 Caracterización faunística del Cuaternario marino del noreste de la provincia de Buenos Aires. Revista de la Asociación Geológica Argentina. 47. 31-54.

Aguirre, M. y Farinati, E. 2000 Moluscos del Cuaternario marino de la Argentina. Boletín de la Academia Nacional de Ciencias 64: 235-334.

Aguirre, M. y Fucks, E. 2004. Moluscos y paleoambientes del Cuaternario marino en el sur de Entre Ríos. En Aceñolaza, F. G. (Editor) Temas de la Biodiversidad del Litoral Fluvial argentino. Miscelánea INSUGEO 12: 55-70.

Alcaraz, A., Ferrero, B., y Noriega, J. 2005. Primer registro de Antifer ultra Ameghino 1889 (Artiodactyla: Cervidae) en el Pleistoceno de Entre Rios. En Aceñolaza, F. Temas de la Biodiversidad del Litoral Fluvial Argentino II, Miscelánea INSUGEO 14: 65-70.

Almeida, F. M. de 1953. Botucatú um deserto Triásico da América do Sul. DNPM Division Geología e Mineralogía. Notas Preliminares e Estudos. 86. 21 pp. Río de Janeiro.

Alvarez, B.B. 1974 Los mamíferos fósiles del Cuaternario del Arroyo Toropí, Corrientes, Argentina. Ameghiniana 11 (3), 295-311.Buenos Aires.

Ameghino, F. 1889. Los mamíferos fósiles de la República Argentina.

Angelelli, V. 1937. Reconocimiento geológico del territorio de Misiones en búsqueda de bauxita. Boletín de Obras Sanitarias de la Nación. 2. Buenos Aires.

Arrospide, M. 1999 Arenas silíceas de Ibicuy, Entre Ríos. En: E.O.Zappettini (editor) Recursos minerales de la República Argentina. Anales SEGEMAR 35: 2; 1897-1898 Buenos Aires.

Araujo, L., Francia, A. y Potter, P. 1995. Acuífero Gigante del MERCOSUR en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Mapas hidrogeológicos de las formaciones Botucatú, Piramboia, Rosario do Sul, Buena Vista, Misiones y Tacuarembó. UFPR y Petrogras. 16 pp. Curitiba.

Asociación Geológica Argentina. 1991 Código de Nomenclatura Estratigráfica. Publicación Especial de la Asociación Geológica Argentina.

Avila, F. y Portaneri, J. 1999 Mapa geológico de la Provincia de Misiones, República Argentina. Escala 1:500.000. Servicio Geológico Minero Argentino.(SEGEMAR)

Avila, F. 2004 Misiones. En Lavandaio, E. y Catalano, E. (Editores) Historia de la Minería Argentina. Anales SEGEMAR 40 (2). 323-328.

Battaglia, G. 1946. Contribución al conocimiento geológico de la zona de Hernandarias. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba. 140 pp. Inédita.

Benitez, J.C. 1997. Villa Elisa (VE-1) perforación para captación de Agua Termal. Informe final (inédito).

Benitez, J. y Mársico, D. 2002 Contribución al conocimiento del subsuelo de Entre Ríos: Pozo Gualeguaychú 1. Actas del 15º Congreso Geológico Argentino 2, 581-587. El Calafate.

Bertolini, J.C. 1983 Provincia de Entre Ríos. Recursos Mineros Entre Ríos (Estratigrafía). En: Guía de la Minería Argentina. Centro Internacional de Información Empresaria. Tomo 1 y 2. Buenos Aires.

Bertolini, J.C. 1996 Mapa geológico de la Provincia de Entre Ríos, República Argentina. Escala 1:500.000. Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR).

Bertolini, J.C. 1996 Minería no metalífera. Área de Recursos Mineros del gobierno de Entre Ríos. 12 pp. Informe inédito.

Bertolini, J.C. 2004 Entre Ríos. En Lavandaio, E. y Catalano, E. (Editores) Historia de la Minería Argentina. Anales SEGEMAR 40 (2). 317-321.

Bertolini, J.C., Tomas, M. A. y Lell, R. 1988 Inventario del recurso Aguas subterráneas en la Provincia de Entre Ríos. Informe a Secretaría de Estado de Ciencia y Tecnología (SECyT). 54 pp, tablas y láminas. Informe inédito.

Bertolini, J; Bahler, G. y Zabalegui, M. 2003. Sitios de interés geológico de Entre Ríos y su relación con el Cuaternario. Toma Vieja SIG G-30, Paraná, Entre Ríos, Argentina. Actas 2º Congreso Argentino de Cuaternario y Geomorfología. 29-38.Tucumán.

Beretta, M. 1978. Descripción general del Proyecto. Primeras Jornadas del Paraná Medio. Publicación especial de la Universidad Nacional del Litoral. 33-38 Santa Fe.

Bonarelli, G. y Longobardi, E. 1929. Memoria explicativa del Mapa geoagrológico y minero de la provin cia de Corrientes. 2 285-346. Imprenta del Estado. Corrientes.

Bonarelli, G. Nájera, J. 1913 Informe preliminar sobre un viaje de investigación geológica a la provin cia de Entre Ríos y Corrientes. Boletín de la Dirección Nacional de Geología e Hidrología 5 (B) 1-6. Buenos Aires.

Bonfils, C. 1962 Rasgos geomorfológicos y suelos del delta del Río Paraná. Anales de las 1ª Jornadas Geológicas Argentinas. 2 , 25-36. Buenos Aires.

Borchert, A. 1901 Die Molluskenfauna und das Alter der Paraná-Stufe.- Neues Jahrbuch für Mineralogie, Geologie und Paläontologie, 14: 1-78; Stuttgart.

Bossi, J. 1966. Geología del Uruguay. Publicación del Departamento de Publicaciones de la Universidad de la República. Colección Ciencias. 12.

Bossi, J. ; Ferrando, L. ; Montaña, J., Campal, N. ; Morales, H. ; Gancio, F. ; Schipilov, A. ; Piñeyro, D. ; y Sprechmann, P. 1998. Carta Geológica del Uruguay- Escala 1 :500.000. Geoeditores S.R.L. Montevideo.

Bossi, J. ;Preciozzi, F. y Campal, N. 1993. Predevoniano del Uruguay. Parte I ; Terreno Piedra Alta. Edición de la Dirección Nacional de Minería y Geología. Montevideo. Uruguay.

Bravard, A. 1858 Monografía de los terrenos marinos terciarios de las cercanías del Paraná.- Imprenta del Registro Oficial. 107 pp. Paraná. (reimpreso por la Imprenta del Congreso de la Nación, 1995).Buenos Aires

Bracaccini, O. 1960. Lineamientos principales de la evolución estructural de la Argentina. Petrotecnia. Revista del Instituto Argentino de Petróleo. 10::6, 57-69. Buenos Aires.

Bracaccini, O. 1980 Cuenca del Salado. En Academia Nacional de Ciencias: Geología Regional Argentina. 2: 879-918. Córdoba.

Brea, M. 1999 Leños fósiles de Anacardiaceae y Momosaceae de la Formación El Palmar (Pleistoceno superior), departamento Concordia, provincia de Entre Ríos, Argentina. Ameghiniana 36 (1) 63-70.

Brodtkorb, A. 1999. Yacimientos de amatistas y ágatas ornamentales de Misiones. En: E.O.Zappettini (editor) Recursos minerales de la República Argentina. Anales SEGEMAR 35: 2; 937-939. Buenos Aires.

Bruniard, E. 1966 Bases fisiográficas para una división regional de la provincia de Corrientes. Revista de la Facultad de Humanidades UNNE 8: 7-79.Resistencia

Burmeister, C. 1876 Description physique de la Repúblique Argentine. Traducción del alemán por E. Maupas (1878). Tomos 1: 394 pp.; 2: 412 pp. y 3: 556 pp.

Caminos, R. 1979. Cordillera Fueguina. En Academia Nacional de Ciencias (editor). Geología Argentina. 2, 1463-1501.

Candela, A.; Noriega, J. ; y Reguero, M. 2007 The First Pliocene Mammals from the Northeast (Mesopotamia) of Argentina: Biostratigraphic and Paleoenvironmental significance . Journal of vertebrate Paleontology. 27 (2), 476-483

Carñel, G, Díaz, E., Duarte, O. Wilson, M. y Lenzi, L. 2006 Identificación y cuantificación de las presas para riego en la provincia de Entre Ríos. En: El arroz, su cultivo y sustentabilidad en Entre Ríos. UNER-UNL 2, 379 pp.

Castellanos, A. 1965 Estudio fisiográfico de la provincia de Corrientes. Publicación del Instituto de Fisiografía y Geología. 49. Rosario.

Cavallotto, J.L. 1996 Estratigrafía del Holoceno de la llanura costera del margen sur del Río de La Plata. Actas 13º Congreso Geológico Argentino.4, 51-68.

Cavallotto, J. L.; Violante, R. y Ferrán Colombo. 2005 Evolución y cambios ambientales de la llanura cos tera de la cabecera del Río de La Plata. Revista de la Asociación Geológica Argentina. 60 (2), 353-367

Cordini, I.R. 1949. Contribución al conocimiento de la Geología Económica de Entre Ríos. Anales de la Dirección General de Industria Minera. 2, 87; 78 pp, 32 láminas. Buenos Aires.

Cortelezzi, C. y Cazenueve, H. 1967 Estudio geocronológico de los basaltos de Nogoyá ( Prov. de Entre Ríos) y su relación con las rocas efusivas del sur de Brasil y Uruguay. Revista del Museo de La Plata (nueva serie). Geología 6 (39): 19-32.

Chebli, G., Tófalo, O. y Turazzini, G. 1989 Mesopotamia En Chebli, G. y Spalletti, L. (Editores) Cuencas sedimentarias argentinas, Serie Correlación Geológica 6, 79-100. Tucumán.

Chebli, G.; Mozetic, M. ; Rosello, E. y Bühler, M. 1999 Cuencas sedimentarias de la llanura Chacopampeana. En Caminos, R. (Editor) Geología Argentina. Anales SEGEMAR 29 (20) 627-644. Buenos Aires.

Dalla Salda, L. 1981 El basamento de isla Martín García, Río de la Plata. Revista de la Asociación Geológica Argentina 26: 1. 29-43

Dapeña, C.; Favetto, A. y Pomposuelo, C. 2006. Técnicas geofísicas aplicadas a la evaluación de acuífe ros profundos en la provincia de Entre Ríos, Argentina. Actas 8º Congreso Latinoamericano de Hidrología Subterránea. 22 pp. Versión en CD-room. Asunción del Paraguay.

Darwin, C. R. 1846 Geological observations on South America, being the third part of the geology of the voyage of the "Beagle" during 1832 to 1836.- 279 pp.; London (Smith Elder).

Daus, F. 1945 Geografía física de la República Argentina. Editorial Estrada. 395 pp

De Alba, E. 1953. Geología del Alto Paraná en relación con los trabajos de derrocamiento entre Ituzaingó y Posadas. Revista de la Asociación Geológica Argentina. 8: 3, 129-161.

De Alba, E. 1967. Aprovechamiento del Río Paraná en la zona de los rápidos de Apipé. Actas Segundas Jornadas Geológicas argentinas. 3-98-115. Buenos Aires.

De Alba, E. y Serra, N. 1959. Aprovechamiento del Río Uruguay en la zona de Salto Grande.- Informe sobre las condiciones y características geológicas. Anales de la Dirección Nacional de Geología y Minería. 11, 35pp

De Alba, E. y Vera Morínigo, G. 1964. Aprovechamiento del Río Paraná en la zona de las islas Yaciretá y Apipé. Informe sobre las condiciones y características geológicas. Comisión Técnica Mixta Paraguayo-argentina del Apipé. Informe inédito.

Delaney, P. 1965 Fisiografía e geología de superficie da Planicie Costeira do Rio Grande do Sul. Publicación especial da Escola de Geología UFRGS, 6:1-105. Porto Alegre.

Del Río, C. J y Martínez Chiappara, S. A. (1998): El Mioceno marino en la Argentina y en el Uruguay.- In: Del Rio, C.J. (Ed.): Moluscos marinos Miocenos de la Argentina y del Uruguay.- Monografías, Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Buenos Aires, 15: 5– 25; Buenos Aires.

De Moussy, V. M. 1860-64. Descriptión geográphyque et stadistique de la Confederación Argentina. (1873) Atlas.

De Valais, S. Apesteguía, y y Udrizar Sauthier, D. 2003. Nuevas evidencias de dinosaurios en la Formación Puerto Yeruá (Cretácico), provincia de Entre Ríos, Argentina. Ameghiniana 40 (4), 631-635.

Diaz, E.,Dalla Costa, O. y Samnguineti, J. 2003 El Sistema Acuífero Guaraní. Los estudios, la explota ción y gestión en Entre Ríos. Memorias del Tercer Congreso Argentino de Hidrogeología 1: 81-90.

Difrieri, H. Las regiones naturales en la Argentina. En: Argentina Suma de Geografía, Editorial Peuser 1: 353-471. Buenos Aires.

Dirección Nacional de Geología y Minería. 1970. Perfiles de Perforaciones. Período 1936-1945. Publicación 153. 485 pp.

Dirección Provincial de Vialidad de Entre Ríos. 1944 La minería de Entre Ríos. Actas del Segundo Congreso Industrial Minero Argentino. 387-400 Buenos Aires

D’Orbigny, A. (1842):. Voyage dans l'Amerique Meridionale.- Volume 3 Paleontologie; Paris (Pitoislevrautet et Cie).

Escobar, E.; Ligier, H. y Matteio, H. 1990. Provincia de Corrientes. En : INTA Atlas de Suelos de la República Argentina, 1, 513- 590

Favetto, A. Pomposiello, C.; Sainato, C.; Dapeña, C.; y Guida, N. 2005. Estudio geofísico aplicado a la evolución del recurso geotermal en el sudeste de Entre Ríos. Revista de la Asociación Geológica Argentina. 60 (1): 197-206.

Fernández Garrasino, C. 1989 a Tendencias evolutivas de la Cuenca Chaco-Paranense y posibilidades exploratorias en la Mesopotamia y Tucumán oriental (Argentina). Actas 1er Congreso Nacional de Exploración de Hidrocarburos. 433-464. Mar del Plata.

Fernández Garrasino, C. 1989 b.- Contribución a la estratigrafía de la Mesopotamia central argentina y referencia a la geología de la provincia de Misiones. Boletín de Informaciones Petroleras 52- 76. Buenos Aires.

Fernández Garrasino, C. 1990 La sucesión estratigráfica del poso YPF Nogoyá 1. Provincia de Entre Ríos. Actas 3º Reunión Argentina de Sedimentología. 125-129. San Juan.

Fernández Garrasino, C. 1998 Provincia de Entre Ríos. Prospección de Hidrocarburos. Almacenaje sub terráneo de gas natural. Informe final. Gobierno de la Provincia de Entre Ríos (inédito)

Fernández Garrasino, C. y Vrba, A, 2000. La Formación Paraná; aspectos estratigráficos y estructurales de la región chaco-paranense. En Aceñolaza, F.G. y Herbst, R. (editores) El Neógeno de Argentina. Serie Correlación Geológica 14: 139-145.

Fernández Lima, J. y De la Iglesia, H. 1963. Informe sobre el mineral de hierro de la provincia de Misiones. Dirección Nacional de Geología y Minería. Inédito.

Ferrando, L. A . y Montaña, J. 1988. Consideraciones sobre la evolución tectónica del sector uruguayo de la Cuenca de Paraná. Actas de la 1ra Reunión de Geología del Uruguay y 6º Panel de Geología del Litoral. 80-85. Salto.

Ferrando, L. y Andreis, R. 1986 Nueva estratigrafía en el Gondwana en Uruguay. Actas del Primer Congreso Latinoamericano de Hidrocarburos ARPEL. 295-323. Buenos Aires.

Ferrero, B. 2008.Scelidodon Ameghino (Xenarthra, Mylodontidae) en el Pleistoceno de la provincia de Entre Ríos, Argentina INSUGEO, Miscelánea, 17. Tucumán.

Ferrero, B. 2008 . Primer registro de Panthera onca Linnaeus 1758 (Carnivora: Felidae) en el Pleistoceno tar dío de la provincia de Entre Ríos, Argentina.NSUGEO, Miscelánea, 17. Tucumán

Fonseca Ferreira, F. 1982 Alinhamentos estructurais-magnéticos de Regiao Centro Oriental da Bacia do Paraná e seu significado tectónico. En: Geología da Bacia do Paraná. Publicación Instituto de Pesquisas Tecnológicas do Estado do Sao Paulo. 143-166. Sao Paulo.

Frenguelli, J. 1920 Geología de Entre Ríos. Boletín de la Academia Nacional de Ciencias, 24: 55-256; Córdoba.

Frenguelli, J. 1927. Sobre la posición estratigráfica y la edad de los basaltos del Río Uruguay. Anales de la Sociedad Argentina de Estudios Geográficos "GAEA" 2 (3): 403-424. Buenos Aires.

Frenguelli, J. 1924. Apuntes geomorfológicos sobre el interior de la provincia de Corrientes. Publicación del Instituto de Investigaciones Geográficas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. 7, 1- 41
Buenos Aires.

Frenguelli, J. 1939 El Río Uruguay entre el Salto Grande y Paso Hervidero (apuntes geológicos y morfo lógicos). Anales de la Sociedad Científica Argentina 128 (6): 342-368.

Frenguelli, J. 1946 Las grandes unidades físicas del territorio argentino. Geografía de la República Argentina. GAEA 3.1-114. Buenos Aires.

Frenguelli, J. 1947 Nota de geología entrerriana.- Revista de la Asociación Geológica Argentina, 12 (2): 127- 140; Buenos Aires.

Filí, M., Tomas, M.; Tujchneider, O.; Bertolini, J.; Bonessa, C.; Santi, M. y Perez M. 1987. Geohidrología de la hoja 3160-30 San Salvador, Provincia de Entre Ríos. Convenio Provincia de Entre Ríos- Universidad Nacional del Litoral. Publicada por el Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas de Entre Ríos.

Filí, M.; Tujchneider, O.;Perez, M.; París, M.; y D´Elías, M. 1993. La complejidad hidrogeológica como condicionante para el abastecimiento de agua a la ciudad de Paraná (Entre Ríos, República Argentina ). Memorias del 4º Congreso Colombiano de Hidrogeología y 3ª Conferencia Latinoamericana de Geología Urbana. 1, 237-238. Bogotá.

Forster, S., Kemper, K. y Garduño, H. 2001 Brasil, Paraguay, Uruguay, Argentina: Iniciativa para la ges tión transfronteriza del Agua Subterránea en el Acuífero Guaraní. GW Mate y Banco Mundial. Colección de Casos esquemáticos. 1-16 pp.

Fourous, Adolfo. 1904 Reconocimiento geológico del territorio de Misiones. Anales del Ministerio de Agricultura. Sección Geología y Minería. 1 (1)

França,A., Milani, E., Schneider, R., López, O., López, J., Suarez, R., Santa Ana, H. Wiens, F., Ferreiro, O., Roselló, E., Bianucci, H., Flores, R., Vistali, M., Fuenzalida, R. y Muñoz, N. 1998. Phanerozoic Correlation in Southern South America. En Tankard, A., Suarez, R., y Welsink, R., Petroleum basins of South America. AAPG Memoir 62, 129-161.

Furlong, G. 1948 Naturalistas argentinos durante la dominación hispánica. Editorial Huarpes S.A. 431 pp.

Gama, Jr.,E ., Bandeira, A. y Franca, A. 1982. Distribuçao espacial e temporal das unidades litoestratigrá ficas paleozoicas na parte central de Bacía do Paraná. Revaliaçao da potencialidades e prospes tividades em hidrocarbonatos. Publicaçao Instituto de pesquisas Tecnológicas da Estado de Sao Paulo. 19-40. Sao Paulo.

Gentilli, C. y Arce, C. 1972 Descenso de la capa de agua mediante pozos filtrantes profundos para el Túnel Subfluvial Paraná Santa Fe. Actas 4º jornadas Geológicas Argentinas. 3: 77-85.

Gentili, C. y Rimoldi, H. 1980. Mesopotamia. En: Geología Regional Argentina. Publicación Especial Academia Nacional de Ciencias de Córdoba. 1, 185-223.

Gonzaga de Campos, L. F. 1889 Relatorio da Comissao geográfica da provincia de Sao Paulo. Sección Geologia 21-34. Sao Paulo

González Bonorino, F. 1958. Orografía . En: La Argentina Suma de Geografía. 3:1, 45-120. Editorial Peuser. Buenos Aires.

Goso, H. 1965. El Cenozoico de Uruguay. Instituto Geológico del Uruguay. 36 pp. Montevideo

Goso, C. y Perea, H. 2004 Cretácico Post-basáltico y el Terciario inferior de la cuenca litoral del Río Uruguay: Geología y paleontología En: Verovslavsky et al. Cuencas sedimentarias de Uruguay. –Mesozoico. Publicación especial de la Facultad de Ciencias y Sociedad Uruguaya de Geología, 2da Edición. 143-171. Montevideo

Gradstein, F; Ogg, J.; Smith, A.; Bleeker, W y Lourens. L. 2004. A New Geologic Time Scale ,With spe cial reference to Precambrian and Neogene. Episodes 27 (2), 83-101

Groeber, P. 1961 Contribución al conocimiento geológico del Delta del Paraná y alrededores. Anales de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires 2: 9-54

Guida, G. y González, M.A. 1984. Evidencias paleoestuáricas en el sudeste de Entre Ríos. Su evolución con niveles marinos relativamente elevados del Pleistoceno superior y Holoceno. Actas 9º Congreso Geológico Argentino 3, 577-594.

Harrington H. 1950 Geología del Paraguay Oriental. Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, UBA. Contribuciones Científicas Serie E Geología 1: 1-82. Buenos Aires.

Hausen, J.1919 Contribución a la petrografía del Territorio Nacional de Misiones. Boletín de la Dirección General de Minas, Geología e Hidrogeología 21 (Serie B): 1-39. Buenos Aires.

Herbst , R. 1971 Esquema estratigráfico de la provincia de Corrientes, República Argentina. Revista de la Asociación Geológica Argentina 24: 2, 221-243.

Herbst, R. 1972 Nota sobre la Estratigrafía de la provincia de Corrientes, Argentina. Actas 4º Jornadas Geológicas Argentinas. 3: 87-95.

Herbst, R. 2000 La Formación Ituzaingó (Plioceno). Estratigrafía y distribución. En Aceñolaza, F. y Herbst, R. (Editores): El Neógeno de Argentina. Serie Correlación Geológica 14, 181-190. Tucumán.

Herbst, R. y Camacho, H. 1970 Sobre el hallazgo de bivalvos de agua dulce (Unionidae y Micetopodidae) en el Terciario Superior de Empedrado, provincia de Corrientes, Argentina. Ameghiniana 7:4, 335-336. Buenos Aires.

Herbst, R., Santa Cruz, J. y Zabert, L. 1976 Avances en el conocimiento de la estratigrafía de la Mesopotamia argentina, con especial referencia a la provincia de Corrientes. Revista de la Asociación de Ciencias Naturales del Litoral 7: 101-121.

Herbst, R. y Santa Cruz, J. 1999 Mapa litoestratigráfico de la provincia de Corrientes. D´Orbinyana. 2. 1- 69. Corrientes (1985).

Herbst, R. y Zabert, L. L. 1987: Microfauna de la Formación Paraná (Mioceno Superior) de la Cuenca Chaco-Paranaense (Argentina).- Facena 7: 165-206; Corrientes.

Herbst, R. y Zabert, L. 1990. Sedimentos Triásicos en sl subsuelo de la Mesopotamia argentina. Actas 11º Congreso Geológico Argentino. 2, 97-100. San Juan.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1942. Carta Geológico Militar Paso del Rosario. 2957-26. Publicación IGM. Buenos Aires.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1944. Carta Geológico Militar Pozo Cuadrado. Publicación IGM.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1944. Carta Geológico Militar Pirití Guazú. Publicación IGM.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1944. Carta Geológico Militar Yurucuá. Publicación IGM.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1944. Carta Geológico Militar Itá- Caabo. Publicación IGM.

IGM.- Instituto Geográfico Militar. 1944. Carta Geológico Militar Curuzú Cuatiá. 2957-31. Publicación IGM.Buenos Aires.

IGM.- Instituto Geográfico Militar 1944 Carta Geológico Militar Diaz Colodrero Publicación IGM. Buenos Aires

Iriondo, M. 1980. El Cuaternario de Entre Ríos. Revista de la Asociación de Ciencias Naturales del Litoral. 11. 125-141. Santa Fe

Iriondo, M. 1987 Geomorfología y Cuaternario de la provincia de Santa Fe (Argentina) D´Orbignyana. 4, 1-54. Corrientes

Iriondo, M. 1998. Loess in Argentina: Temperate and Tropical. Excursión Guide nº 3, Province of Entre Ríos Internacional Joint Field Meeting. 12 pp.

Iriondo, M. y Kröhling, D. 1995. El Sistema Eólico Pampeano. Comunicaciones del Museo Provincial de Ciencias Naturales "Florentino Ameghino", 5 (1), 1-68.

Iriondo, M. y Kröhling, D. 1996 Los sedimentos eólicos del noreste de la llanura pampeana (Cuaternario Superior). Actas 13º Congreso Geológico Argentino. 4: 27-48.

Iriondo, M. y Kröhling, D. 2004. The parent material as the dominant factor in Holocene pedogenesis in the Uruguay River basin. Revista Mexicana de Ciencias Geológicas. 21 (1), 175-184.

Iriondo, M., Krohling, D. y Bidegain, J. 2000 The Quaternary of SW Entre Ríos, Argentina. Poster 31 International Geological Congress. Rio de Janeiro.

Iriondo, M. y Santi, M. 2000 La Formación Salto Chico en el subsuelo de Entre Ríos. 2º Congreso Latinoamericano de Sedimentología y 8ª Reunión Argentina de Sedimentología. Resúmenes. 91. Mar del Plata.

Iturburo, J. 2007 Represas deniego en el norte entrerriano .En Diaz et al. Evaluación agrohidrológica de represas para riego. Su estudio en Entre Ríos. Publicación UNER. 35-52

Jalfin, G.A., 1987. Litofacies y paleocorrientes de la Formación Solari, provincia de Corrientes. Revista de la Asociación Geológica Argentina, 42 (1-2): 101-111.

Jalfin, G.A., 1988. Formación Ituzaingó (Plio-Pleistoceno) en Empedrado, provincia de Corrientes: un paleorío arenoso entrelazado tipo Platte. Actas de la 2º Reunión Argentina de Sedimentología,: 130-134. , Buenos Aires

Kantor, M. 1925. La Formación Entrerriana. Anales de la Sociedad Científica Argentina. 50:2, 35-66. Buenos Aires.

Kröhling, D. 1999 Upper Quaternary geology of the Lower Carcarañá basin, North Pampas, Argentina. Quaternary International 57/58, 135-148.

Kühn, F. 1922 Fundamentos de fisiografía argentina. Biblioteca del Oficial. Buenos Aires.

Kröhling, D. y Orfeo, O. 2002 Sedimentología de unidades loésicas (Pleistoceno tardío-Holoceno) del centro-sur de Santa Fé. Revista de la Asociación Argentina de Sedimentología. 9 (2), 135-154.

Lambert, R. 1939 Memoria explicativa del mapa geológico de los terrenos sedimentarios y rocas efusivas del departamento Durazno. Boletín del Instituto Geológico del Uruguay. 25: 1-37. Montevideo.

Lambert, R. 1940. Memoria explicativa de un mapa geológico de reconocimiento del departamento de Río Negro. Boletín del Instituto Geológico del Uruguay. 28: 1-33. Montevideo.

Leanza, A. 1958. Geología Regional. En: La Argentina Suma de Geografía. 1: 3, 217-349. Editorial Peuser. Buenos Aires.

Leinz, V. 1949 Contribuçao a geología dos derrames basálticos do sul do Brasil. Boletin da Facultade de Filosofía, Ciencias e Letras: Geología. 103 (5): 1-61. Sao Paulo.

Linares, E. y González, R. 1990 Catálogo de edades radimétricas de la República Argentina :1957-1987. Publicación Especial. Serie B (Didáctica y Complementaria. Asociación Geológica Argentina. 19. Buenos Aires.

Ligier, H. ;Matteio, H.; Polo, H. y Rosso J. 1990 Provincia de Misiones. En : INTA Atlas de Suelos de la República Argentina, 2, 109- 154.

Lurgo Mayón, C. 1999 Los depósitos ferríferos lateríticos de Misiones. En: E.O.Zappettini (editor) Recursos minerales de la República Argentina. Anales SEGEMAR 35: 2; 941-944. Buenos Aires.

Lutz, A. 1980 Palmoxylon concordiensis n. sp. del Plioceno de la provincia de Entre Ríos, República Argentina. Actas del 2º Congreso Argentino de Paleontología y Bioestratigrafía. 3: 129-140 Buenos Aires.

Lutz, A. 1984 Palmoxylon yuqueriensis n. sp. del plioceno de la provincia de Entre Ríos, Argentina. Actas ºdel 3º Congreso Argentino de Paleontología y Bioestratigrafía. 197-207. Corrientes.

Lutz, A. 1985 Descripción morfo-anatómica del estípite de Palmoxylon concordiense Lutz, del Plioceno de la provincia de Entre Ríos. Argentina. Facena 6:17-32.

Marengo, J. 2006 Micropaleontología y estratigrafía del Mioceno marino de Argentina: Las transgresio nes de Laguna Paiva y del Entrerriense-Paranense. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires. T.1: 123 pp. (inédito)

Martinelli, J. 1947. Contribución al conocimiento de las barrancas del Paraná entre Brugo y Bajada Grande. Tesis doctoral Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba. Inédita.

Martínez, C. 1957 Observaciones geológicas en Curuzú Cuatiá (provincia de Corrientes). Tésis doctoral Fac.C.N. Univ.Córdoba. inédita.

Masquelin, H. 2006.El Escudo Uruguayo. En: Veroslavski et al (editores): Cuencas sedimentarias de Uruguay: Paleozoico. Publicación especial de la Facultad de Ciencias y Sociedad Uruguaya de Geología, 37-106. Montevideo.

Masramón, E. 1947. Estudio geológico de las barrancas de la margen entrerriana del Río Paraná entre Pueblo Brugo y Villa Urquiza. Tésis doctoral Instituto-Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata. Inédita.

Milani, E. J. 1997 Evolucao tectono - estratigráfica da Bacia da Paraná e seu relacionamento com a dina mica fanerozoica do Gondwana Sul Occidental. Instituto de Geociencias, Universidades Federal do Río Grande do Sul. Tesis doctoral, 2 vol. (Inédita)

Milani, E.J. 2000 Geodinámica fanerozoica do Gondwana Sul-occidental e a evoluçao geológica da bacia do Paraná. En Holz, M. y De Ros, L. (Editores) Geología do Rio Grande do Sul. Edicao CIGO/UFRGS.444 páginas.

Ministerio de Obras y Servicios Públicos. 1973. Grupo de Trabajo Alto Paraná y afluentes misioneros. Estudio del Alto Paraná. 3, (inédito)

Montaño, J. 2006. Recursos hídricos subterráneos.- El Sistema Acuífero Guaraní (SAG). En: Verovslavsky et al. Cuencas sedimentarias de Uruguay. –Mesozoico. Publicación especial de la Facultad de Ciencias y Sociedad Uruguaya de Geología, 2da Edición. 193-214. Montevideo

Montaño, J. 2004. El Acuífero Salto: Un recurso hídrico Cenozoico. En: Verovslavsky et al. Cuencas sedi mentarias de Uruguay. –Cenozoico. Publicación especial de la Facultad de Ciencias y Sociedad Uruguaya de Geología, 315-332. Montevideo

Moreira, H. 1981. Xisto: Contribucao para complentacao da producao de petroleo. Atualidades CNP, 13- 73 Jan/Feb. 81, 41-47. Brasilia.

Morton, L.S., 2004. Moluscos fósiles de agua dulce de la Formación Ituzaingó, Plioceno de Corrientes. En: Aceñolaza, F.G. ( Coordinador-Editor) Temas de la Biodiversidad del Litoral Fluvial Argentino Instituto Superior de Correlación Geológica,, Miscelánea 12, 45-48. Tucumán.

Morton, L. y Herbst, R. 1993

Morton, L.S. y Jalfin, G.A., 1987. Análisis de la Formación Ituzaingó en la localidad de Empedrado y alre dedores, provincia de Corrientes, Argentina. II. Hallazgo del género Mycetopoda (M.Herbsti nov.sp.) y revisión de la malacofauna asociada con algunas consideraciones paleoecológicas. Revista FACENA, , 7: 207-221 Corrientes

Morton, L. y Sequeira, P. Pelecípodos de agua dulce de la Formación Ituzaingó (Plioceno tardío) de la presa de Yacyretá, departamento Itapuá, Paragfauay. Revista de la Asociación de Ciencias Naturales del Litoral, 22:1, 25-34. Santa Fe.

Muñoz, J., Milera, S., Romero, C. y Brizuela, A. 2005. Bosques nativos y selvas ribereñas en la provincia de Entre Ríos. En Aceñolaza, F.G. (Editor) Temas de la Biodiversidad del Litoral Fluvial Argentino II. Instituto Superior de Correlación Geológica Miscelánea. 14, 100-182. Tucumán.

Moussy, V.M. de 1860 Description geografique et statistique de la Confederation Argentine. Tomo 1: 582 pp., 2: 671 pp, 3: 752 pp. París.

Noriega, J., Candela, A., y Vucetich, M. 2006 Nuevos registros de roedores caviomorpha en la Formación Alvear (Plioceno, Entre Rìos). Resúmenes Reunión Asociación Paleontológica Argentina.

Padula, E. 1972. Subsuelo de la Mesopotamia y regiones adyacentes. En Leanza, A. (Editor) Geología Regional Argentina. Publicación de la Academia Nacional de Ciencias 213- 235.

Padula, E. y Mingramm, A. 1968 Estratigrafía, distribución y cuadro geotectónico-sedimentario del "Triásico" en el subsuelo de la llanura Chaco-Paranense. Actas de las Terceras Jornadas Geológicas Argentinas. 1, 291-331.

Parker, G. 1990. Estratigrafía del Río de La Plata. Revista de la Asociación Geológica Argentina 45 (3-4) 193-204

Pauly, A. 1925 La exploración de la laguna Iberá. Anales de la Sociedad Científica Argentina. 50.

Paulipetro- Consorcio CESP/IPT. 1982 Geología da Bacia do Paraná: Reavaliaçao da potencialidade e prospectividade em hidrocarbonatos. Editora 228 pp. Ibla, Sao Paulo.

Peel, E. y Preciozzi, F. 2006 Geochronologic Síntesis of the Piedra Alta terrane, Uruguay. Actas Quinto Segundo Simposio Sudamericano de Geología Isotópica 155-158, Punta del Este.

Preciozzi, F.; Basei, M.; y Masquelin, H. 1999 New geochronologic data from the Piedra Alta Terrane (Rio de la Plata Craton). Actas Segundo Simposio Sudamericano de Geología Isotópica.341-344. Villa Carlos Paz.

Pesce, A. 2000 La geotermia y su importancia en el desarrollo de las economías regionales. Revista de la Asociación Argentina de Geólogos Economistas 12: 28-34. Buenos Aires.

Pesce, A. 2002 Thermal SPAS: An economical development alternative along both sides of the Uruguay River. GHC Bulletin. 22- 28.

Pesce, A., Khachatryan, D., Miranda, F., Rivara, A.y Johanis, P. 2002. Proyecto termal Chajarí, Provincia de Entre Ríos, República Argentina. Actas del 15º Congreso Geológico Argentino, 2, 347-352. El Calafate.

Pesce, A., Rivara, A., Miranda, F., y Khachatryan, D. 2002. Sistema Acuífero Guaraní: Una gran perspec tiva de desarrollo geotérmico en el noreste de Argentina. Actas del 15º Congreso Geológico Argentino, 2, 353-358. El Calafate.

Petersen, C. 1949. Informe sobre los trabajos de relevamiento geológico efectuados en Tierra del Fuego entre 1945 y 1948. Dirección General de Industria Minera. Informe Inédito. Buenos Aires.

Pezzi, E. y Mozetic, M. 1989 Cuencas sedimentarias de la región Chaco-paranaense. En Chebli, G. y Spalletti, L. (Editores) Cuencas sedimentarias argentinas, Serie Correlación Geológica 6, 65-78. Tucumán.

Podestá, F. 1901. Ameghinotherium curuzucuatiense. En Guía General de la Provincia de Corrientes. Pp 25. Corrientes.

Popelka, L.R. 1978. Descripción particular.-Optimización del proyecto hidroeléctrico. Primeras Jornadas del Paraná Medio. Publicación especial de la Universidad Nacional del Litoral. 39-74 Santa Fe.

Puoyssegur, H. 1914-15. La laguna Iberá (provincia de Corrientes). Anales de la Sociedad Científica Argentina. 78/79.

Preciozzi, F.; Basei, M. y Masquelin, H. 1999 New geochronological data from the Piedra Alta Terrane (Río de la Plata Craton). South America Symposium Isotopic Geologia 341/344 Córdoba.

Putzer, H. 1962 Geologie von Paraguay. Beiträge zur Regionales Geologie der Erde, Gebrüder Borntraeger, 182 pp. Berlin.

Ramos, V. Las Provincias Geológicas del territorio argentino. En. Caminos, R. Geología Argentina (Editor) SEGEMAR, Anales 29 (3), 41-96. Buenos Aires.

Rebouças, A.C. 1976 Los recursos hídricos subterráneos de la Cuenca del Paraná. Tesis libre de docencia. Universidades de Sao Paulo. 143 pp. Sao Paulo.

Reig, O. 1956. Posición de Zygolestes paranensis Ameghino y de Zigolestes entrerrianus Ameghino. Con una consideración de la edad y correlación del "Mesopotamiense". Holmbergia. Revista del Centro de Estudiantes de Ciencias Naturales, 5 (12-13), 223-225.

Riggi, A. 1936. Datos geológicos sobre el Departamento Paso de los Libres (Corrientes). Physis 12: 153- 160. Buenos Aires.

Rohmeder, W. 1944. Argentinien: Eine landeskundliche Einführung. Ed. Beutelspacher.

Roisenberg, A. y Viero, A.P. 2000 O vulcanismo Mesozoico da Bacia do Paraná no Rio Grande do Sul. En Holz, M. y De Ros, L. Geología do Rio Grande do Sul. Ediçao CIGO/UFRGS, 355- 374. Porto Alegre.

Rolleri, E. 1976. El Sistema de Santa Bárbara. Actas del 6º Congreso Geológico Argentino. 1, 240-255.

Sanford, R. y Lange, F. 1960 Basin study approach to oil evaluation of Paraná miogeosycline, South Brazil. Bulletin of American Petroleum geologist. 44 (8): 1316-1370. Tulsa

Santi, M. 2006. Hidrogeología de la zona arrocera núcleo. En Diaz, E. et al (Ed.) El riego de arroz por perforaciones profundas. Publicación de la Facultad de Ciencias Agropecuarios de la Universidad Nacional de Entre Ríos. 15-18. Concepción del Uruguay.

Scartascini, G. 1957 Ubicación geológica de la selenita de Entre Ríos. Revista Industria Minera. 16 (1).

Scartascini, G. 1959 El banco calcáreo organógeno de Paraná. Comunicaciones del Museo Argentino de Ciencias Naturales e Instituto Nacional de Investigación de las Ciencias Naturales. Ciencias Geológicas. 1: 16, 3-12. Buenos Aires.

Scherer, C., Faccini, U. y Lavina E. 2000. Arcabouço estratigráfico do Mesozóico da Bacía do Paraná. En Holz, M. y De Ros, L. Geología do Rio Grande do Sul. Ediçao CIGO/UFRGS , 335-354 Porto Alegre.

Schmid, J., Navarini, B., Barrionuevo, L. y Fuschini, M. 1963 Informe sobre los depósitos de hierro de Misiones. Dirección de Fabricaciones Militares. Informe 258. inédito.

Schobbenhaus, C., Campos, D. Derze, G. y Asmus, H. 1984 Geología do Brasil. Publicación del Departamento Nacional de Produçao Mineral. Edición Comemorativa da Cinquentenario. 55 pp. Brasilia.

Secretaría de Recursos Hídricos.- DIGID. 1973. Estudios de base del Río Alto Paraná. Informe del Grupo de Trabajo Alto Parná y Afluentes Misioneros. 26 planos.Informe inédito.

SEGEMAR, 2006. Regiones Mineras: NEA. www.segemar.gov.ar.

Sial, A. N; Ferreira, V. P; Toselli, A. J; Parada, M. A; Aceñolaza, F. G; Pimentel, M. M y Alonso, R. N. 2001. Carbon and Oxygen Isotope compositions of some Upper Cretaceous-Paleocene Sequences in Argentina and Chile. International Geology Review. Vol.43: 1-19.

Silva Busso, A. 1999 Contribución al conocimiento geológico e hidrogeológico del Acuífero Termal de la Cuenca Chacoparanense oriental, Argentina. Tesis doctoral Facultad de Ciencias Exactas y Naturales UBA, inédita.

Silva Busso, A. y Fernández Garrasino, C. 2004. Presencia de las formaciones Piramboia y Botucatú (Triásico-Jurásico) en el subsuelo oriental de la provincia de Entre Ríos. Revista de la Asociación Geológica Argentina 59:1 ,141-151. Buenos Aires.

Sobral, J.M. 1921 Memoria de la Dirección General de Minas, Geología e Hidrogeología.- Año 1921. Anales del Ministerio de Agricultura de la Nación 16 (2) 144 pp.

Sprechmann, P; Aceñolaza, F.; Gaucher, C.; Nogueira, A.C. y Pérez, M.I. 1999 Transgresión paranense: Paleoestuario o Brazo del Tethys, del Mioceno medio y/o superior en Sudamérica. Actas del 9° Congreso Latinoamericano de Geología. Versión en CD-Rom.

Stappenbeck, R. 1914 Resultados geológicos de algunas perforaciones hechas en las provincias orientales de la República Argentina. Anales del Ministerio de Agricultura. Sección Geología y Minería 14 (4). Buenos Aires

Stappenbeck, R. Geologie und Grundwasserkunde der Pampa. Stuttgart

Stelzner, A. 1876 Beitrage zur Geologie und Palaontologie

Stöckli, F.; Daperña, C.; y Stöckli, M.2006 El Pozo termal Villaguay-1, Provincia de Entre Ríos,Argentina. 8º Congreso Latinoamericano de Hidrología Subterránea. CD-Romm. Asunción del Paraguay.

Storni, J. 1917. Mapa agrológico de la provincia de Corrientes (Escala 1:1.000.000). Litografía Corrientes.

Stewart, K., Turner, S. Kelley, Hawesworth, C. Kirsten, J. y Mantovani, M. 1996 3D Ar40/Ar38 Geochronology in the Paraná Continental flood basalt province. Earth and Planetary Science Letters. 143: 95-109.

Tapia, A. 1935. Pilcomayo. Contribución al conocimiento de las llanuras argentinas. Boletín de la Dirección de Minas y Geología. 40. 124 pp.

Tasi, H. y Bourband, J. 1990 Provincia de Entre Ríos. En : INTA Atlas de Suelos de la República Argentina, 1, 595-640.

Tchilingurian, P. Cavallaro, S., Ducos, E., Fratalocchi, C., Marengo, H., Palma, Y., Tejedo, A., Tobio, M.,Toloczycki, M. y Portaneri, J. Estudio geocientífico aplicado al ordenamiento territorial. San Ignacio, provincia de Misiones. Escala 1:35.000. Anales Segemar 43. 97 pp. Buenos Aires.

Tofalo, O.R. 1986. Caracterización sedimentológica y estratigrafía de las formaciones Puerto Yeruá y Arroyo Avalos. Provincias de Entre Ríos y Corrientes. Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, Universidad de Buenos Aires tesis doctoral 1968. 346 pp. inédita.

Tofalo, O. R. Petrología de las secuencias continentales del Cretácico superior de la provincia de Entre Ríos, Argentina. Actas 1 Congreso Uruguayo de Geología 167.171

Tofalo, O. R. y Pazos, 2002 Caracterización de calcretes de la Formación Puerto yeruá -Cretácico- en base a su micromorfología. Asss Revista. 9: 2, 127-134. Buenos Aires.

Toledo, M. 2005 Secuencias pleistocenas "Lujanense" en su sección tipo: Primeras dataciones C14 e impli cancias estratigráficas, arqueológicas e Históricas, Luján-Jáuregui, provincia de Buenos Aires. Revista de la Asociación Geológica Argentina 60 (2), 417-424.

Tomas. J.; Valenti, R., Duarte, O., Graizaro, S. y Sione, H. 1999 Aptitud del Agua subterránea con desti no a riego en sectores de los departamentos Paraná, Diamante y Nogoyá de la provincia de Entre Ríos. Serie Correlación Geológica 13, 279-286.

Tonni, E. 1987. Stegomastodon platensis y la antigüedad de la Formación El Palmar en el deptamento Colón, Entre Ríos. Ameghiniana 24 (3-4), 323-324.

Tonni, E. 2004 Faunas y Clima en el Cuaternario de la Mesopotamia Argentina. En Aceñolaza, F. Temas de la Biodiversidad del Litoral Fluvial Argentino, Miscelánea INSUGEO 12: 31-38.

Tricart, J. 1973 Geomorfología de la Pampa deprimida. Colección Científica. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. 12: 1-202.

Tujchsneider, O. 2000 Sistemas hidrogeológicos en áreas de llanura: Cuenca inferior de los Saladillos, pro vincia de Santa Fé. Tesis doctoral Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán. 2 tomos. Tucumán.

Ubilla, M. 2004. La Formación Fray Bentos (Oligoceno tardío) y los mamíferos más antiguos de Uruguay.. En Veroslavsky et al. Cuencas sedimentarias de Uruguay- Cenozoico 4, 83-104. Montevideo.

Uhart, P. 1910. Exploración y estudio de la laguna Iberá. Anales de la Sociedad Científica Argentina. 70. Buenos Aires

Viggiano, E.; Orfeo, O. y Medina, E. 1988 Yacimientos lateríticos en la provincia de Corrientes (República Argentina). Actas 6 Panel de Geología del Litoral y 1ra Reunión de Geología del Uruguay, 59-61. Salto.

Violante, R. y Parker, G. 1999 Historia evolutiva del Río de la Plata durante el Cenozoico superior. Actas 15° Congreso Geológico Argentino. 1: 504-507.

Von Huene, F. 1929. Los Saurisquios y ornitisquios del Cretácico argentino. Anales del Museo de La Plata 3, 196 pp.

Von Ihering, H. 1907 Les mollusques fóssiles du Tertiaire et du Crètacé Supérieur de L´Argentine. Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, 14. Ser 3ra. 1-611. Buenos Aires.

Washburne, C. 1930 Petroleum Geology of the state of Sao Paulo. Boletim Comissao Geográfica e Geológica do Estado do Sao Paulo. 22 pp. Sao Paulo.

White, I.C. 1908. Relatorio final da Comissao de Estudos da Minas de Carvao de Pedra do Brasil. Relatorio sobre "Coal Mesures" e rochas asociadas do Sul do Brasil, Parte I Geología. 300 pp.

Yoshida, R. y Gama, E. 1982. Geología da Bacia da Paraná. Revaliaçao da potencialidades e prospestivi dades em hidrocarbonatos. Publicaçao Instituto de pesquisas Tecnológicas da Estado de Sao Paulo. 1-17. Sao Paulo

Yrigoyen, M. 1975. Geología del Subsuelo y Plataforma Continental. En Angelelli et al. Geología de la provincia de Buenos Aires. Relatorio del 6º Congreso Geológico Argentino. 139-168. Bahía Blanca.

Zabert, L. y Herbst, R. 1977 Revisión de la microfauna miocena de la Formación Paraná entre Victoria y Villa Urquiza, provincia de Entre Ríos, con algunas consideraciones estratigráficas. FACENA 1: 131-164 . Corrientes.

Zalán, P., Mendonça Astolfi, M., Wolf, S. Vieira, I, Conceiçao, J. de J., Api, V., Marques. A. y Zanotto, O. 1990. Bacia do Paraná. En: Pederneiras Raja Gabaglia, G. y Milani, E. (Coordenadores) Origim e Evoluçao de Bacias sedimentares. Pp. 135-138. Petrobrás. Río de Janeiro

Zambrano, J.J. 1971 Las cuencas sedimentarias en la plataforma continental argentina. Petrotécnica. Revista de Instituto Argentino del Petróleo. 21 (4), 26-37.

Zambrano, J.J. 1974. Cuencas sedimentarias en el subsuelo de la provincia de Buenos Aires y zonas adya centes. Revista de la Asociación Geológica Argentina. 29:4, 443-469. Buenos Aires.

Zuccol, A.; Brea, M.; Lutz, A. y Anzotegui, L. 2004 Aportes al conocimiento de la paleobiodiversidad del Cenozoico superior del litoral argentino: Estudios paleoflorísticos. En Aceñolaza, F. (Coordinador) Miscelánea INSUGEO 12: 91-102.